Hace nada os contaba que este año, más que cambio de armario, estamos haciendo renovación completa. Los niños han dado un gran estirón, sobre todo Mayor, al que de pronto se le han quedado los pantalones y las camisetas cortísimas.

En ese estirón, como es lógico, se incluye cambiar de talla de pie. Tarde o temprano tenía que pasar, llevaban los dos muchos meses con la misma talla, casi diría que en torno a un año, así que ya tocaba. ¡Pero es que a Mayor le ha crecido el pie dos tallas de la noche a la mañana!

Así que llevo el último mes pateando tiendas, porque entre lo delgados que son, la ropa fea y el tema pies… Esto es como para hacerse un master. Creo que después de un cambio de armario como este y con los años de experiencia que llevo a mis espaldas, podría iniciar un bonito futuro profesional como personal shopper infantil.

Bromas a parte, comprarles ropa y zapatos no es fácil y, francamente, a menudo lo siento como un pierde-tiempos impresionante.

Menos mal que en cuanto a chanclas para el verano vamos a tiro fijo desde hace ya años.

 

 

Chanclas cómodas para niños de pies delicados

Como os conté en 2015, nos costó varios años encontrar unas chanclas que pudieran usar los niños durante el verano. Por falta de sujeción, por no caberles, por exceso de sudoración, por hacerles roce… Mis hijos tienen el pie finito pero gordito, de modo que es habitual que un zapato no les cierre y además les haga roce, no por ancho sino por grueso en la parte del empeine. Si a esto le unimos que les sudan mucho los pies… Todo un problema para comprar unas chanclas en condiciones.

Por fin, tras dar muchos tumbos, dimos con LA CHANCLA PERFECTA PARA NIÑOS DE PIES DELICADOS: Las Crocs Sandal Kids.

Son las que veís en la foto. Yo las veo hasta monas y todo.

Crocs Sandal Kids

Las hemos estado usando varios años, cambiando de talla cuando ha sido necesario, y siempre genial.

Lo mejor de las sandalias Crocs es que:

– Tienen una buena sujeción del tobillo, de manera que al niño no se le sale. Pueden correr, saltar, hacer el cabra… sin temor a perderlas.

– Se quitan y se ponen muy fácilmente, incluso pueden hacerlo ellos solitos. El velcro que llevan no se rompe ni deja de pegar con el tiempo, es súper resistente. No he visto nada tan duradero en mi vida, lo prometo.

– No he visto nada tan duradero en mi vida, lo prometo. Han hecho el bestia con ellas, incluso el Peque ha heredado alguna talla, las he lavado mil veces… pues nada, impecables siempre.

– Al ser un zapato muy abierto, dan mucho menos calor que otras chanclas y les suda menos el pie. Nada que ver con los clásicos zuecos, que a mi personalmente me parecen un horror y a ellos les han ido fatal.

– No les rozan en ningún sitio y tienen una calidad muy agradable, son súper suaves. Así que no provocan heridas.

– Me parecen bastante monas dentro de ser una chancla. Por cierto, las hay en otros colores, aunque a mi este azul marino me parece el más combinable.

– Tienen muy buena adherencia ya que la suela es rugosa. No resbalan con ellas ni siquiera en superficies mojadas, por lo que son ideales para la piscina.

– Se lavan muy fácilmente, incluso las podéis meter en la lavadora y en un segundo las tenéis secas.

– Están disponibles desde un pie bastante pequeño, algo muy a tener en cuenta ya que mis hijos son de pies diminutos.

 

Crocs Crocband II Sandal: las chanclas de los peques de este verano

Esta temporada tocaba renovación de talla. Pensaba pedir las mismas de siempre pero vi que, además del de siempre, había un modelo nuevo, que por lo que veo ellos mismos llaman “versión dos”. Son las Crocs Crocband II Sandal.

Así que se las enseñé para pedirles opinión y dijeron que sí, que este año querían cambiar de modelo.

Mayor optó por las azules que veis en la foto:

Crocs Crocband II Sandal Kids (color azul)

Sí, les ha faltado tiempo para estrenarlas, además aquí ha hecho taaaaaan bueno en Semana Santa que ¡hasta se empeñaron en ponérselas para ir al parque!

Crocs Crocband II Sandal Kids (color azul)

El Peque optó por las verdes, que a mi me parecen más feíllas pero él dice que es un color precioso. Debe ser la primera vez que no optan los dos por el mismo color, raro raro.

Crocs Crocband II Sandal Kids (color verde)

Esta es la suela. Como os decía más arriba, me encanta porque no resbala nada.

Crocs Crocband II Sandal Kids (suela)

Como siempre, estas Crocs Crocband II Sandal las hemos comprado en Amazon. Las hay en azul, en verde, en azul marino (muy parecidas a las que hemos tenido durante estos años) y en rosa fucsia.

Espero que el post os haya resultado útil si andáis con la cabeza loca como yo, buscando desesperadamente unas chanclas para los niños que sean cómodas, no les destrocen el pie ni huelan mal. Desde luego yo en el tema chanclas para el verano lo tengo clarísimo a estas alturas y voy a tiro hecho.