Desde que nació el peque, en esta casa los juegos y juguetes han ido llegando poquito a poco. Esta ha sido la primera Navidad que ha recibido tantos, pues en otras ocasiones hemos pedido siempre que hicieran otros regalos más prácticos (por ejemplo, una trona o un saco de dormir) o bien cosas que sabíamos que en ese momento no podían utilizarse pero sí más adelante. Más allá de los regalos que le han hecho otras personas, nosotros hemos sido siempre austeros en estas fechas señaladas, pues nuestra forma de comprar es esta que digo: durante todo el año.

Las razones son muchas. Una de las más importantes es que un año resulta muy largo y los gustos van cambiando y evolucionando a la par que las destrezas y el conocimiento del mundo. Mi hijo entró en 2011 con poco más de un año y lo terminó con más de dos, estaba claro que las cosas a las que jugaba en enero no podían ser las mismas que en diciembre. Para nosotros, resulta más lógico irse adaptando poco a poco a los descubrimientos que él hace, comprando cositas que le ayuden a potenciar lo que en ese momento está descubriendo y animándole a seguir interesándose por aquello por lo que parece especialmente entusiasmado.

Es verdad que el acudir a atención temprana nos ha puesto las cosas fáciles en ese sentido. Era imposible no tomar buena nota de todos los juguetes maravillosos con los que iba jugando en las sesiones y terminaba comprando muchos de ellos para que siguiéramos disfrutando en casa. Amazon UK me ha ayudado mucho en ese sentido porque tiene un surtido increíble de juguetes a un precio estupendo y de ahí han venido muchos encajables de madera, libros, puzzles, los bits de inteligencia

Y aunque pueda parecer que de esta forma se compra mucho más y se gasta mucho más, en nuestro caso no ha sido así. Es verdad que parece que tenemos mucha cosa pero es más por lo pequeña que es la casa que por verdadera acumulación. En comparación con lo que suele tener un niño medio, mi hijo anda pelao de juguetes. Lo bueno de esta forma de comprar es que muy pocas cosas han fracasado, la mayoría han sido exitazos y de los juegos que ya pasaron a mejor vida, algunos están tan hechos polvo que no sé si van a poder ser heredados.

Nuestra intención es continuar así mientras nos parezca una forma práctica de no acumular juguetes inútiles y adaptarse a las preferencias de cada etapa. De momento vamos sobrados con lo que ha recibido en Navidad y de hecho he guardado un par de cositas para más adelante. Pero seguiremos comprando conforme veamos cómo evolucionan sus gustos. Por ejemplo, ahora le veo fascinado por la música, las canciones y la modulación de la voz, por lo que me ronda la mente comprar algún tipo de micrófono o karaoke para potenciar esa faceta suya.

No sé si esta forma es habitual en otras familias, a nosotros nos está dando muy buen resultado.