Compartiendo la crianza

Hace un par de días, a través de Formspring, me preguntaron si había tenido diferencias de criterio con mi marido en la crianza de mi niño. Dado que la respuesta me parece interesante, he decidido dedicarle una entrada al tema.
Como le adelanté a la persona que me lo preguntó, tengo la inmensa suerte de poder decir que no, que no hemos tenido diferencias de criterio a la hora de criar a nuestro hijo en estos casi 16 meses que tiene. Y algo me dice que no los tendremos más adelante; somos esa clase de pareja que compartimos opinión en prácticamente todo, desde gustos y aficiones hasta cosas más importantes, como es la familia.
Realmente no lo encuentro meritorio, cuando nos encontramos, ambos teníamos bastante claro lo que buscábamos en una pareja para formar una familia y eso facilitó mucho las cosas. Yo por mi parte tenía claro que había cosas banales que no me importaban para nada, pero que en los valores y principios de vida tendríamos que estar de acuerdo. Y, aunque hemos peleado por chorradas realmente absurdas en estos años juntos, en lo fundamental no hemos tenido ni que ponernos de acuerdo, no había nada que discutir. Se puede decir que ambos sabíamos con quien nos casábamos.
A mi marido le interesa mucho la crianza del niño. A menudo intercambiamos enlaces de artículos, estudios, entradas de blogs… y es muy frecuente que charlemos sobre maternidad. De hecho, él me animó enormemente a empezar a escribir este blog y ha sido un gran apoyo para mantenerlo, aportándome ideas, consejos y llevándome la “parte técnica”. Así que en él no se cumple para nada eso que se dice de que los hombres son más pasotas en los temas de niños.
No me planteo cómo sería si no estuviéramos de acuerdo en temas importantes de la crianza. Me imagino que supondría un conflicto muy importante, habría que ver en qué condiciones se produciría, pero pienso que es un tema lo suficientemente importante como para que el no existir acuerdo pudiera poner fin a la relación.
Se me viene a la cabeza el tema del colecho, donde me consta que algunos padres han puesto el grito en el cielo. Mi marido ha sido el primero en coger al niño de la cuna y meterlo en la cama, sin saber siquiera que eso tenía nombre. Y ahora que hemos acabado durmiendo con él todas las noches, no ha hecho falta consensuar que es como vamos a dormir en una buena temporada, se da por hecho. Vamos, es que por las noches casi que nos peleamos por achuchar al niño, a ver quién lo estruja más rato y más cerca, ¡es que está tan esponjosito que da gusto!.
Creo que la principal diferencia entre ambos, y no sólo en lo que a la crianza se refiere, es que yo soy más preocupada y él más relajado. Pero lejos de considerarlo un inconveniente, lo encuentro una ventaja. Convivir con un señor histriónico (tipo Woody Allen, que me encanta, pero en el cine) para una persona nerviosa como yo sería para volverme loca de remate. Y para una persona relajada como él, convivir con una mujer con horchata en las venas le llevaría a la desidia total. Así que creo que en esto tenemos un buen equilibrio.
Para mi esto es un lujo, me da paz y tranquilidad. En otros temas no estoy tan contenta (por ejemplo, es un desastre dándole de comer, vistiéndole, acordándose de las citas médicas o de cambiarle el pañal y demás intendencia), ¡nadie es perfecto!, pero en esto estoy encantada con la armonía que tenemos.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

18 comentarios sobre “Compartiendo la crianza

  • el 31/01/2011 a las 23:55
    Permalink

    Es genial que esteis deacuerdo en lo principal de la crianza. Por suerte a mi me pasa lo mismo con mi marido, en lo principal estamos totalmente deacuerdo.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 0:03
    Permalink

    Parece que has descrito mi matrimonio. Nosotros también solemos estar de acuerdo en todo y mi marido es un desastre en las mismas cosas!

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 0:11
    Permalink

    Desde k decidimos ser padres, lo más importante para nosotr@s fue k nuestros hijos nos vean bien entre nosotr@s, y es lo k hacemos, kompartimos todo al 100%, cada uno a nuestra manera, k para algo somos 2 personas diferentes, pero respentandonos sale todo genial !!!

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 5:42
    Permalink

    Tienes mucha suerte.. encontrar el complemento perfecto es díficil, yo he visto de cerca matrimonios en donde los carácteres chocan mucho y hacen de la convivencia un infierno.. por eso es importante que se complementen, y se ayuden mutuamente.. y sobre todo conversen mucho..

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 9:34
    Permalink

    Genial!!! Me alegro que exista armonía entre vosotros

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 11:21
    Permalink

    Yo creo que todos tenemos esa armonía entre el uno y el otro no?, las cosas hay que hablarlas y si no se está de acuerdo buscar un punto intermedio, cediendo ambos, eso es una pareja.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 11:38
    Permalink

    En casa, más o menos igual…por suerte mi compañero también es más tranquilo y no se preocupa tanto por cosas pequeñas. Las mamás a veces somos un poco histèricas con algunas cosas (en mi caso, por ejemplo, con el frió…todo el dia estoy "así tendrá frío la niña!" que pesada…:P)

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 12:16
    Permalink

    Yo creo que algunas diferencias puntuales son inevitables, pero es importante coincidir en lo principal.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 12:16
    Permalink

    Yo también tengo la suerte de tener un marido en completa sintonía conmigo en lo fundamental, jeje, luego en otras memeces no, a mí me gusta el fútbol y él lo detesta, pero en lo esencial somos uno y esa es la base fundamental de la felicidad familiar.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 12:57
    Permalink

    Yo también he tenido suerte y compartimos las mismas ideas sobre crianza y juntos estamos aprendiendo a ser padres

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 13:18
    Permalink

    Está claro que es importantísimo tener esa armonía, sobre todo a la hora de formar una familia, no solo ya como pareja.
    Tengo un caso muy cercano de unos amigos en el que él es musulmán y ella es católica. Aún no tienen hijos, pero estoy convencida de que en ese momento, los conflictos estarán ahí… ojalá me equivoque!

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 14:35
    Permalink

    Qué bueno! hablar de la maternidad.
    pues nosotros alguna discrepancia sí tenemos, pero él ve lo bien que funcionan mis decisiones a la larga y me apoya. El es muy tranquilo para todo y yo soy una buscainformaciónatodashoras! Ahora es fan del colecho, incluso algun día me dice que deje al niño y no le meta en la cuna para poder dormir con él, y antes eso del colecho le parecía una tontería!! Le suelo convencer, jeje
    Pues dile a tu marido que me escriba para el post de papas!! cuando tenga un ratín, vengaa

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 15:30
    Permalink

    Bueno, yo soy de las que tiene discrepancias…aunque, creo que poco a poco, mi marido cada vez va entendiendo más las cosas y se acerca más a mi forma de ver la crianza…
    Por ejemplo, él era el que quería utilizar el método Estivill, pero a base de informarle de otras opciones, ahora casi es un ferviente defensor del colecho…

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 15:35
    Permalink

    Me alegro, pues conozco a más de una pareja que las luchas "educacionales" no hacen más que confundir al niño… espero que a Obi-Wan y a mi no nos pase!

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 15:47
    Permalink

    Pues me alegra mucho saber que estais tan bien compenetrados.
    Así las cosas son más fáciles.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 16:31
    Permalink

    Mamacontracorriente, en mi caso nos hemos ido acomodando poco a poco. Mi novio y yo todavía no llevamos juntos 3 años y tenemos un hijo de 18 meses. Imagínate. Sin embargo nos apruebo con nota, en lo fundamental pensamos igual, en la manera de educarle, criarle, sí al colecho, sí a llevarle con nosotros a todas partes, sí a los mimos, a las risas. No a los gritos ni a los castigos, no a las obligaciones impuestas ni a los convencionalismos de pacotilla. Ahora, por ejemplo, aunque participa en darle de comer, bañarle, dormirle, el peso es mío. Pero, ¿en qué familia no es así? Sin embargo, también intercambiamos artículos, documentales, libros, y demás info útil sobre crianza. Y como tú, me preocupo más que él, pero también tengo más sangre fría en momentos difíciles. Un abrazo!

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 17:22
    Permalink

    Pues nosotros por ahora también coincidimos, aunque él suele dejarme que sea yo la que decida como hacer las cosas.

    Respuesta
  • el 01/02/2011 a las 19:07
    Permalink

    Nosotros también somos un poco así. Disfrutamos mucho de nuestras conversaciones, compartimos muchas aficiones y gustos y hemos tenido la suerte de ir descubriendo esta forma "diferente" de criar juntos. Nuestras riñas vienen porque el es mas tranquilo, despistado y sereno que yo y a mi hay momentos en lis que me cuesta mantener la calma jejeje. Un besazo, me ha gustado mucho la entrada!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com