Cómo llegué hasta aquí

Es curioso como una cosa tan simple en teoría, como es desprenderme de mi primer y único coche, el que me ha acompañado fielmente en estos últimos diez años, me está removiendo tanto. No dejo de pensar en cómo era mi vida cuando lo estrené, como ha ido evolucionando y cómo he llegado hasta aquí.
Me lo entregaron en junio de 2001. Estaba terminando primero de carrera y por aquel entonces todavía creía que podría combinar perfectamente mis dos aspiraciones vitales: ser abogada civilista y tener una familia siendo joven. En aquella época estaba embarrada en una relación sentimental que arrastraba desde los 17 y no veía forma de acabar con ella, mi futuro familiar lo veía muy lejano y tenía serias dudas de si sería con esa persona que tanto mal me hacía.
Fueron pasando los años. Puse punto final a esa relación, con mucho sufrimiento por desgracia, y espabilé muchísimo. Tuve unos meses de frenesí en los que crecí mucho como persona: descubrí lo que quería y lo que no, lo que estaba dispuesta a tolerar, lo que esperaba de una pareja. Y fui avanzando en mi carrera para darme cuenta de que nada era tan bonito como pintaba.
Cuando estaba casi acabándola conocí a mi marido. A esas alturas ya había descubierto que nunca llegaría a ejercer, pero todavía me lo ocultaba. Yo era una estudiante de matrícula y mi futuro era muy prometedor, difícilmente podía apartarme de ese camino. En esa época me imaginaba mi vida en los próximos años y había una dicotomía increíble entre lo que yo quería y lo que creía que iba a suceder:
Yo quería formar una familia siendo joven y dedicarme en cuerpo y alma a mis hijos y a mi marido.  Teniendo esto como prioridad, si podía ser compatible con mi profesión, bien; si no, también bien.
Pero creía que nunca tendría valor para llevarlo a cabo. Creía que seguiría la corriente y encontraría un buen trabajo al que me dedicaría en cuerpo y alma porque es lo que debía hacer y me vería abocada a tener una maternidad tardía y a no ver crecer a mis hijos todo lo que me gustaría.
Estudié un master y encontré el súper trabajo. Podría haberme ido estupendamente y todo el mundo se hubiera congratulado de que yo hubiera seguido ¿mi? camino, pero no hubo forma. Es como si se abriera un abismo a mis pies: o tomaba las riendas de mi vida y hacía lo que yo realmente quería hacer o sería una profesional de éxito con un sueldazo y todo lo demás pero una auténtica amargada. No tuvo mérito que me largara de allí, no fue un acto de valentía, fue un hasta aquí hemos llegado.
Aún así, lo que me esperaba no era mucho mejor. Empecé a encadenar trabajos basura, de no pocas horas de dedicación. No me atrevía a tener hijos sin tener un trabajo estable porque eso sería darle la puntilla a todos los que tanto esperaban de mi. Realmente no lo hacía tanto por dinero como por ser aceptada por los demás. Casi me alegraba de no haber conseguido quedarme embarazada hasta la fecha, porque así nadie podría poner el grito en el cielo por cometer tantas locuras.
Hasta que las señoras depresión y ansiedad vinieron a visitarme y le vi las orejas al lobo nuevamente. Cuando me recuperé, busqué un trabajo cerca de casa, con un horario más o menos decente y teniendo claro que en cuanto tuviera a mi hijo reduciría radicalmente mi jornada. Curiosamente fue en ese momento cuando conseguí embarazarme.
El resto ya lo he contado casi en directo aquí. Tuve un malísimo embarazo (de baja desde la semana 16), sumé una excedencia a la baja de maternidad y finalmente pacté con mi empresa un despido bien indemnizado. Ciertamente la decisión de dejar de trabajar definitivamente no fue nada fácil, cuando pedí la excedencia estaba postergando la decisión y realmente no sé cuánto tiempo hubiera aguantado trabajando con jornada reducida (si me hubiera incorporado) hasta marcharme yo por mi propio pie…  La decisión no era fácil. Cuando cuento que mi empresa me ofreció el despido siempre añado que “me vino Dios a ver” porque es cierto, me dieron el empujoncito que me hacía falta, me lo pusieron en bandeja.
Miro atrás y me sorprende haber conseguido estar exáctamente donde quería estar. Me sorprende porque nunca pensé que podría enfrentarme, sobre todo, a la desaprobación de mis padres, o a lo mal considerada que está hoy en día una mujer que no trabaja. Me preocupaba más lo duro que es sentirse sola e incomprendida que la parte económica y, sin embargo, es lo que mejor he llevado una vez tomada la decisión. Curiosamente, encauzar mi vida a mi manera, aunque fuera contra corriente, ha sido lo que más felicidad me ha propiciado.
¡Me alegra tanto haber conseguido llegar hasta aquí!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

39 comentarios sobre “Cómo llegué hasta aquí

  • el 15/02/2011 a las 18:56
    Permalink

    Oyeeeee, en la frase "estudié un master y encontré el super trabajo" te ha fatado decir "y conocí a Tiempos", jajajajajajajaja!!!!!! Qué pasa, que no soy un hito importante en tu vida? Jajajajajajajajaja!!!!

    Ya en serio, me alegro TAAAANTO de verte mucho más feliz que en esos oscuros meses…

    Besos

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:00
    Permalink

    Me alegra ver que tienes una vida plena, que aunque no puedas ejercer una profesión que en principio te gusta, has puesto por encima tus ganas de ejercer de madre. Me alegra ver que no te arrepientes de haber "renunciado a tu carrera profesional" por cuidar y criar a tu hijo.

    Lo que más me alegra, poder leerte con frecuencia y que nos cuentes los avances de tu niño.

    Un abrazo.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:01
    Permalink

    Enhorabuena por haber conseguido realizar tu sueño, por haber encontrado tu camino y por ser tan feliz! Está claro que cuando uno desea muchísimo algo, acaba consiguiéndolo, aunque sea dando mil vueltas!

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:08
    Permalink

    Yo me encuentro al inicio de tu relato en mi vida. Dentro de 10 años, con o sin coche, ya escribiré el mío 🙂

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:18
    Permalink

    Es que se esta bien en casita! llevo un tiempo rompiendome la cabeza a ver si puedo encontrar un trabajo para hacer en casa, porque sin trabajar no podré durar mucho tiempo más..lástima! me lo estoy pasando super bien, con la niña, haciendo mi tesis doctoral y trabajitos de lo mío, pero por gusto y sin remunarar, claro! 😉

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:33
    Permalink

    me siento identificada contigo, no por el tema del coche jaja, porque aun no tenemos.

    Pero soy Ingeniera multimedia y siempre quise formar mi familia joven, tuve el miedo (aun tengo un poco) de no ejercer nunca de mi profesion, pero aca estoy, con mi marido maravillos y mi hijo adorable, MUY FELICES. trabajo desde casa (no en mi carrera especificamente) pero me sienta bien saber que lo q hago hace que entre $$ a casa.

    besazo

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:44
    Permalink

    A veces me entra una enorme ansiedad pensando en que me quedan muchas cosas que hacer y en lo muy protocolario que es todo a la hora de una querer tener una vida propia, una familia, un hogar.

    Pienso en que tendré que esperar nosecuantos años, en que cada vez es más difícil tanto económica como socialmente poder tener una familia siendo "relativamente joven"

    Yo quiero tener hijos, quiero ser médico y tener una familia. Quiero vivir con la persona con la que comparto mis sentimientos. Pero cuando pienso en ello los pros se me caen al suelo y los contras se me clavan como miles de agujas.

    Me desespera pensar que casi todo en nuestra vida está programado, como si X via fuera la única fórmula del éxito, y X via es amarga y dura, y si te sales de ésta, te enfrentas a una situación igualmente amarga y dura…

    No sé si me explico, es como un círculo vicioso. Pero por suerte tu has sabido romper con él. En ese sentido te admiro, mamá CC.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 19:52
    Permalink

    Es que es imposible vivir una vida que no es la tuya solo porque sea lo que se espera de ti. Enhorabuena por haber sido capaz de dar los pasos necesarios que te han traido aquí y ahora!!

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 20:05
    Permalink

    Te comprendo muchisimo, sin duda que el estar en mi casa disfrutando 24/7 de mis hijas ha sido mi mayor y mejor decision, a veces una necesita un empujoncito para agarrar valor, pero que bien q escuchaste a tu corazon y que ahora vives plena en lo que siempre deseaste 🙂

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 21:00
    Permalink

    Pues sinceramente pienso que has sido valiente porque no es fácil poner un punto y aparte en tu vida, ir contra todo y contra todos y perseguir tu sueño. Vivías una vida que no era tuya, pero ahora has conseguido un propósito, tu meta, tu felicidad, y eso te honra.

    Es curioso porque mi camino fue contrario y a la vez similar al tuyo. En mi caso, hace 10 años, no hubiera creído que a día de hoy estaría como estoy, habiendo renunciado a un estupendo trabajo, criando a mi hijo, cambiando mi vida totalmente, orientándome de lleno a todo lo que tiene que ver con la maternidad. Hace unoa 15 años me preparaba yo para ser una mujer de éxito, enfrascada en mis libros, en mi master, en investigaciones…. No pensaba en hijos, no me apetecía mucho tenerlos, pero un día me di cuenta que había llegado el momento. Y a día de hoy no cambio esto por nada del mundo.
    Enhorabuena por haber encontrado tu camino y haber sido valiente para seguirlo a pesar de todos los que no lo aprueban.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 21:16
    Permalink

    Te felicito!!

    Y me siento reflejada. Yo también hice Derecho, también con muy buenas notas, me decepcionó la carrera pero por inercia, por ese "qué dirán" si digo que lo que quiero es ser madre, seguí estudiando unas oposiciones que no saqué, tal vez porque tenía la cabeza en otyra cosa… unos cuantos tumbos laborales más tarde, llegó mi verdadera vocación, mi hija! 🙂

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 21:56
    Permalink

    Pues yo hice la carrera que me gustaba, conseguí un trabajo que me gustaba y parecía que iba a estar allí mucho tiempo, entonces me quedé embarazada ¿y qué pasó? pues que me echaron, luego conseguí otro curro pero el contrato de 6 meses justo hasta dar a luz, el primer año del peque tenía claro que quería estar con él todo el tiempo y ahora pues no me importaría volver a trabajar pero eso sí el puesto de trabajo tiene que estar no muy lejos de casa, con una jornada que me permita estar el máximo tiempo con mi niño y que no esté demasiado mal pagado, vamos casi casi misión imposible pero bueno tampoco tengo prisa.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 22:15
    Permalink

    Creo que sin saberlo has ido poco a poco labrando tu futuro hacia donde querías conducirlo. Fuiste valiente por renunciar a "lo que se esperaba de ti". Tu testimonio, aunque no lo creas, me reconforta, porque yo también he sido una alumna de matrícula incómoda en su papel de niña brillante que no encuentra acomodo en su entorno. Por cierto, el día que dejé en un desguace mi antiguo coche, también lo sentí muchísimo. Son objetos, pero los hemos llenado de vida con nuestros actos.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 22:57
    Permalink

    Lo que importa es conseguir aquello que de verdad te hace feliz a tí y no lo que hace feliz a los que te rodean

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 23:14
    Permalink

    Tiempos, jajajaja, ay, pobre, que la he dejado fuera de la historia!!!!. Es que quería hablar sólo del plano laboral, no del plano amistad/sentimental! jajaja. Gracias, sé que te alegras, sé que viste muy claramente cómo estaba yo en esa epoca qué horror!!.

    Susana, no me arrepiento para nada. Me parece fantástico que haya gente súper realizada con su profesión, debe ser una satisfacción muy grande. Pero yo me equivoqué totalmente eligiendo esa profesión y, por tanto, no la echo nada de menos. Si volviera a empezar jamás hubiera estudiado eso, de hecho, creo que nunca hubiera estudiado una carrera. Gracias por tus palabras.

    Gem, me gustaría creer que sí, que basta con desear mucho una cosa para conseguirlo, pero no sé, no sé…

    Alba Arroyo, ayyy, qué peque!!! jajaja Parece mentira, eh?.pero tu tienes una profesión bonita y que te gusta, tienes mucho ganado.

    Anna, estar en casa tiene sus pros y sus contras, no es oro todo lo que reluce. Pero para mi es excepcional porque es exáctamente lo que quería hacer y la realidad ha mejorado la mejor de mis expectativas.

    Mamá Blue! ya m gustaría a mi poder trabajar desde casa!! Pero la verdad que el Derecho ya no me atrae nada, me gustaría hacer algo relacionado con la maternidad, creo que es un campo muy amplio y donde podría aportar cosas, es la mayor pasión que tengo!.

    Seishi, es que la carrera de un médico es muy larga. Con mi edad hay muchos médicos que todavía no tienen un "trabajo fijo" y eso, si quieres formar una familia, es muy duro. Supongo que la medicina es una de esas profesiones que son 100% vocacionales porque la entrega a los demás es muy alta. En muchas familias se programa a los hijos para que cumplan las expectativas de los padres y eso es muy triste y muy duro, salirse de ese camino marcado no suele ser nada fácil. El círculo vicioso es lo peor que te puede pasar pero ya te digo que no tienes nada que admirarme, lo mío fue una necesidad vital, se puede decir que no tuve otra opción.Besos.

    Ana, efectivamente, es imposible vivir la vida que otros quieren que vivas… o sí, pero muy "malamente". Un beso.

    Reina – Mamá en Casa, para mi también fue la mejor decisión, me alegra que estés bien.

    Belén, ya te digo que yo no me siento valiente, llegó un momento que no tuve elección, tuve que optar necesariamente por seguir el camino que me haría feliz, no tuve suficientes "tragaderas".

    Albertina, es que nuestra carrera es… ¿decepcionante?. Yo conozco a mucha gente que la empezó con ilusión y se ha topado con una realidad que les ha hecho arrepentirse de la elección. Pero después de emplear 5-6 años de tu vida en eso, tiene poca solución, no?

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 23:14
    Permalink

    Mis chicos y yo, el mercado laboral no está por facilitar ese tipo de puestos y eso que ahora pienso que puede haber algo más de facilidad para encontrar algo de pocas horas (así ahorran dinero las empresas). En fin, si no tienes prisa, no pasa nada, algo saldrá con el tiempo.

    Mamá mimosa, me alegra que te reconforte, por eso lo escribo, porque creo que más gente puede sentirse identificada o estar pasando por la situación y me gustaría decirles que no tengan miedo, que es mejor ser feliz que cualquier otra cosa. Ay, cuánto voy a sentir el día que entregué mi coche, no quiero ni pensarlo!!!

    Papalobo, pues sí, qué gran verdad.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 23:16
    Permalink

    YO dejé las oposiciones a pesar de que todo el mundo me decía que no las dejase, que yo era de las que aprobaban. Pero ya tenía 30 años y quería casarme y tener hijos. Al final, cosas de la vida, tras un par de trabajos, estoy haciendo lo mismo para lo que opositaba pero sin ser funcionaria, de sustituta. No tengo un puesto fijo pero cuando lo ejerzo estoy a gusto; y cuando no me llaman, pues en casa que también estoy superagusto.

    Respuesta
  • el 15/02/2011 a las 23:51
    Permalink

    Veo reflejadas mis dudas en tu entrada. No quise pedir excedencia laboral y hago reduccion de jornada -6 horas-. Volví a mi trabajo contenta y con ganas de continuar trabajando, pero ahora dos meses después…reconozco que me equivoqué de decisión, el trabajo no me va bien, estoy replanteandome el tema, pero me resulta complicado..puedo dialogar y pedir excedencia o reducir aún mas la jornada. Pienso también que puede que esté pasando por un periodo de adaptación, o que note en falta a los bebés. Pero es un empleo estable y duradero, recibo un buen trato, ofrecen estupendas facilidades a las madres, pagan guardería,.y no quiero tomar decisiones a la ligera. Es complicado y no paro de darle vueltas a la cabeza. Uff.. Eso de ir a trabajar sin despertar a los peques, que mal, que mal!!

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 0:16
    Permalink

    Me alegro q eligieras el camino que te hace feliz y q estés en un momento tan bueno de tu vida.
    Tu vida es tuya y tu eres quien tienes q vivirla como mejor te plazca.
    Yo fui moviendome de trabajo hasta q encontré un trabajo no demasiado mal pagado y en su DIA bien situado.
    No me puedo quejar en mi sector (turismo), a DIA de hoy no podía haber encontrado algo mejor, la lastima es no poder reducirme aun mas la jornada o estar mas cerca de mi casa, pero aun con todo tengo q dar gracias de q no md manden a dos horas de camino de mi casa.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 0:17
    Permalink

    me siento identificada contigo. yo no tengo unos super estudios, pero tengo 2 muy normales. no he podido dedicarme a ellos. cuando acabé uno, me quedé embarazada por 1ª vez. cuando volví a estudiar y acabé lo 2º, me quedé de nuevo embarazada.
    yo así me siento plena, aunque sé que esto se me acaba en unos meses, me siento feliz de estar con mis hijos. y me da igual si piensan que soy una 'mantenida'.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 0:38
    Permalink

    Pues la verdad es que a mí me encantaría poder quedarme en casa cuidando de mi pequeño y de los que puedan venir, que vamos tal como está la cosa, como mucho será uno más, a no ser que vengan mellizos, jeje, pero bueno la verdad es que tal y como está el patio no puedo arriesgarme a dejar mi trabajo a jornada reducida (que me gusta la verdad sea dicha) ya que el de mi marido aunque está bien pagado no sabemos qué futuro tiene por la crisis. Es triste pero debo ser realista. Me alegra que tú al menos hayas podido tomar la otra opción.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 1:12
    Permalink

    No comento nunca, pero leo el blog desde hace bastante tiempo.
    Me siento bastante identificada con tu entrada, porque si bien falta mucho para tomar ciertas decisiones, siento que lo que quiero tampoco coincide con lo que los demás esperan o ven por normal.
    Para mi tener hijos debería ser algo a tiempo completo, y si bien no juzgo a quienes no lo piensen de esta forma y entiendo a quienes por distintas razones no lo hacen, me gustaría poder ver crecer a mis futuros hijos y estar siempre a su lado.
    No significa un suicido profesional, simplemente una elección, ojalá cuando llegue su momento (dentro de muuuchos años) tenga la claridad que tienes tú.
    Un beso enorme, y me alegro que estés contenta.

    Azahara.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 6:48
    Permalink

    Hola! Me gusta la entrada, has descrito muy bien las dudas, ilusiones y deseos que le ponemos a los años futuros. Pero a veces le hacemos feos al presente…
    Yo me presenté dos veces a oposiciones de Infantil en Madrid y no salí mal, por lo menos lo que estudié es interesante pero es escuchar la palabra oposición y mi ánimo decae y el estómago se me revuelve!! Si hablas de familia, eso es cosa del pasado, si hablas de tener niños, eso es una carga y además eres muy joven… no llevo bien lo políticamente correcto y las tonterías de la "civilizada sociedad"…
    Me alegro que seas feliz! Me encanta leer vuestros blog!! no te comento mucho pero no hay desayuno en que no te lea!

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 7:40
    Permalink

    Yo soy de profesion mamá y trabajo en ello 24 horas al dia todos los dias del año y creo que ha sido la mejor decisión que he podido tomar.
    Me case joven(23 recien cumplidos) y al año siguiente ya tenia a mi hijo mayor, pero ese fué siempre mi objetivo, mi meta….me parece muy valiente tomar la decisión de dejar tu carrera para formar una familia, yo no tenia carrera que dejar, solo un trabajo para pagar deudas y aun así me costó desvincularme del panorama laboral….Enhorabuena por estar donde quieres estar.Un abrazo.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 10:27
    Permalink

    Ojala yo pudiera dedicarme a mi familia como vosotras, no sabeis la envidia " sana " que os tengo.
    Yo estoy soltera y mi próximo gran proyecto es ser mamá ( espero en verano lucir una mini tripita ), y mi bebé pobrecito se tendrá que tragar unas cuantas horas al dia en la guarde.
    Espero al igual que vosotras disfrutar de mi hijo, yo me consuelo pensando que lo importante es la calidad y no la cantidad 🙂

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 10:28
    Permalink

    Al final has llegado donde querías estar, así que enhorabuena por haberlo conseguido y sigue así, contra corriente

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 11:21
    Permalink

    Y que bien porque gracias a todas estas cosas te tenemos aqui y nos cuentas tus historias.
    Y lo del coche, venga que vas a tener uno super guay dentro de poco!!!

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 12:05
    Permalink

    Pues enhorabuena por haber llegado a donde querías a pesar de dar unas vueltas 😀 besos

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 15:16
    Permalink

    Laky, es que cuando la maternidad toca a la puerta muchas veces no se puede esperar, supongo que se comprende mejor cuando uno pasa por ello.

    Madredemellizos, la decisión es muy difícil porque hay muchas cosas que valorar, eso suponiendo que económicamente te lo puedas permitir, que es el punto imprescindible sin el cual no hay más disquisiciones que valgan. Aunque lo cierto es que la economía muchas veces termina siendo lo de menos, hay determinadas necesidades vitales que no entienden de ninguna otra cosa… Ánimo, seguro que hagas lo que hagas, bien hecho estará. Un beso.

    Mamadejulio, es una pena que a estas alturas tengamos que estar dando gracias por tener un trabajo pero así es, creo que quien lo tiene, le gusta, le pagan más o menos bien y hace un número de horas razonable tiene motivos para estar más que contnto.

    Bel, lo de "mantenida" sí que me parece a mi antiguo, jajaja, a mi me resbala, creo que quién piensa que una mujer que no trabaja fuera de casa es una mantenida debe tener algún problema, que se mire su relación de pareja a ver si el problema lo va a tener en su propia casa.

    Arual, es una pena que tengamos que decidir el número de hijos que tener en función de la economía, si que anda mal el patio… Yo me considero muy afortunada por tener un nivel de gasto muy bajo y un marido con un mercado laboral que, dentro de lo malo, no anda mal. Por desgracia mucha gente no tiene mi opción, es cierto.

    Azahara, bienvenida!!. Efectivamente, para mi es una elección. Y para mi lo de los niños también debería ser, idealmente, a tiempo completo, por el bien de ambas partes. Pero respeto totalmente que alguien quiera seguir trabajando porque hay muchas situaciones (en muchos casos, de necesidad) y hay gente afortunada que le gusta su trabajo, algo que yo no podía decir (y eso influye también, desde luego).

    Patapan, muchas etiquetas, eh?. Yo cada vez paso más aunque reconozco que todavía debería resbalarme más aún. A mi lo políticamente correcto no me molesta porque sí, me molesta porque quiero ser yo la que decida mi camino y no tener que hacer lo que los demás elijan por mi. En lo políticamente correcto a veces hay intereses que no están demasiado claros.

    Myriam, desvincularse del panorama laboral es una decisión muy difícil pero ya te digo que yo no me siento nada valiente porque sabía que me iba la felicidad en ello y, mira, vida sólo tenemos una!!!!. Un beso y gracias.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 15:16
    Permalink

    Julia MS, ánimo con ese proyecto, seguro que vais a ser muy felices los dos. No pasa nada porque vaya a la guarde, lo importante es que los dos disfruteis del tiempo que paseis juntos y tu le des todo tu amor. Un beso, valiente.

    Suu, gracias guapa.

    Tricus, la verdad es que he vivido muchas cosas, si me pusiera a contar me escribía tres blogs en vez de uno jajajaja. Pues voy a tener el coche antes de lo pensado, sabes?!!! qué contenta estoy!

    Cartafol, muchas gracias!.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 15:21
    Permalink

    Bueno a mi me pasa eso de echar la vista atrás cada me renuevo el dni jejejeque, que chorrada! pero siempre me pregunto como será mi vida cuando tenga que volver a por el siguiente.

    Nunca sabemos que resultado tendrán nuestras decisiones pero, lo que realmente las hace acertadas es que estén basadas en lo que nos hace felices.

    Yo no quiero llegar a vieja y pensar, ¿y de que me sirve todo lo que he hecho/sacrificado? y menos con el tema laboral.

    Tengo una amiga que solo ve a su hijo una hora al día. Y a mi eso me mataría de pena.
    Mi hijo es LO MÁS IMPORTANTE que me ha pasado en la vida y quiere disfrutarlo al 100%.
    Así que estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Yo tampoco quiero una vida para que los demás vivan felices pensando en que hago lo que debo.
    Yo quiero una vida para ser feliz yo con los míos.

    Chapó! por ti.

    Joder! que la vida son 3 tres días.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 15:27
    Permalink

    A mí también me dieron el empujoncito que me faltaba, porque podría haber estado a media jornada, pero sé que iba a estar amargada y sin hacer o que hago ahora, criar a mi hijo.

    Yo también me siento rara, en esta sociedad donde la mujer tiene que ser madre, trabajadora, buena amante, buena amiga…una "superwoman" vamos, y mira, yo con ser supermama, me sobra, jajajaja.

    Pero por otro lado hay un pequeño inconveniente, los sueldos de hoy en dia no te permiten que sea solo uno el que trabaje, al menos en mi caso. Esta situacion la podemos sostener un tiempo gracias a la indemnizacion, pero no puede ser eterna, así que las cosas tendran que cambiar. Para eso estoy estudiando la oposicion y espero conseguir aprobar algun dia!!

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 15:44
    Permalink

    La teta reina, es que la vida son dos días, es verdad. Cuando me ingresaron en el hospital estando embarazada no dejaba de pensarlo y, vamos, me decía a mi misma que eso de regalarme mi vida a una empresa, como que no. Yo tampoco quiero pensar en las cosas que dejé de hacer por sacrificios tontos!.

    Supermama, es verdad, es que la cosa está complicada… Nosotros tenemos pocos gastos, creo que subsistiremos bien, al menos eso espero. El año que viene dejaré de cobrar el paro, no lo quiero pensar aún, porque el volver a trabajar lo hemos descartado completamente, sería un palazo tener que hacerlo. Eso de la superwoman es un mito, nadie puede llegar a todo, siempre se sacrifica algo por el camino y normalmente son los hijos.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 16:29
    Permalink

    Gracias por compartirlo con nosotr@s, ha sido muy bonito leerlo y sentir toda esa fuerza. Hay algo con lo que no estoy de acuerdo, a mi sí me pareces muy valiente. Enhorabuena por haber llegado donde estas. Un besito guapa

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 17:15
    Permalink

    me ha gustado mucho tu entrada. Me alegro de que seas feliz. A veces los caminos q nos llevan hasta donde estamos son los q nos hacen ser como somos. A veces llegar adonde queremos supone enfrentarte a la familia o a las convenciones sociales, pero no podemos ser lo que nuestros padres quieren que seamos sino dejarnos llevar por lo que nos pide el corzaón (y el cuerpo).
    yo tengo la suerte de trabajar en lo que estudié (que además me encanta) y he formado una familia joven, pero la verdad es q no me lo había propuesto. No había pensado en lo que quería. Si un día ya no soy feliz con lo que hago, o no me siento bien conmigo misma, espero ser valiente como tú (o consecuente) y saber llegar a buen puerto.
    Un beso.

    Respuesta
  • el 16/02/2011 a las 21:32
    Permalink

    Eres afortunada, tú al menos sabías lo que querías 🙂

    Respuesta
  • el 17/02/2011 a las 18:31
    Permalink

    Felicitaciones, la parte con la que me identifico es la de las crìticas de los padres… ellos creen saber que es lo mejor para nosotros, y tratan de cumplir sus sueños a travez nuestro, y cuando no cumplimos con el futuro que ellos tenìan planeado, vienen las crìticas, y las decepciones.. en mi caso hasta ahora recibo comentarios sueltos de ¡Que pena que no estudio una carrera màs lucrativa! ¡como desaprovechò su inteligencia!.. pero yo estoy super feliz terminando de estudiar para ser profe.. pròxima a dar a luz, y con un marido excelente.. y todo justo antes de los 25, por que siempre quise ser madre joven… Me encanto tu publicacion!!

    Respuesta
  • el 18/02/2011 a las 0:36
    Permalink

    Maria, gracias a ti. Y de verdad que yo valiente no he sido nunca, sólo he hecho lo que he necesitado para ser feliz, pero eso no me parece nada del otro mundo!.

    Porfinyomisma, muchas gracias. Me alegro que hayas conseguido tantas cosas buenas siendo tan joven, a pesar de las dificultades que te hayan puesto. Estoy segura de que siempre serás feliz si sigues haciendo lo que necesites para serlo. Un beso.

    María, sí, en eso llevas razón… aunque también te digo que tenerlo tan claro me provocó mucho sufrimiento durante muchos años, hasta que dejé de luchar contra ello!.

    Quiteñabonita, yo espero no cometer el mismo error de mis padres, porque creo que los hijos deben hacer lo que crean que es bueno para ellos, no lo que nos parezca a nosotros. Enhorabuena por haber tenido la fuerza suficiente para haber seguido adelante y enhorabuena también por tu próxima maternidad.

    Respuesta
  • el 20/02/2011 a las 23:37
    Permalink

    Enhorabuena primero por tener tan claro lo que quieres, y, segundo, por ser valiente e ir a por ello. Ninguna de las dos cosas es fácil.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com