En casa estamos cada vez más animados a esto de cocinar con niños. Hasta hace nada era impensable, así que no os desaniméis si no estáis en ese momento aún. Aquí ya hemos llegado a una fase en la que pueden guardar cierto orden en la cocina, realizar algunas actividades muy básicas, respetar los turnos de cada uno para que el trabajo en equipo salga bien y después alegrarse del resultado obtenido.

Por eso hoy me animo a traeros 3 recetas con calabaza fáciles y ricas que vais a poder hacer con vuestros hijos, pasar un buen rato sin poner la cocina perdida y luego, con un poco de suerte, que hasta se lo coman.

Tanto si os habéis animado este año a tallar vuestra propia calabaza terrorífica de Halloween como si no, estoy segura de que estáis ya metidos de lleno en el otoño y os apetece cocinar con los ingredientes tan ricos que nos trae la temporada. La estrella del otoño, para mi, es la calabaza. Quizá no soy objetiva porque me encanta… El otoño, la calabaza, el fresquito, Halloween, el olor a canela y la cercanía a la Navidad. Sea como sea, la calabaza es una verdura que tiene muchísimas posibilidades en la cocina y creo que es especialmente adecuada para ofrecerla a los niños porque tiene un sabor muy rico, nada fuerte y ligeramente dulce (además de un color agradable, que no les espanta nada más verlo).

Bizcocho de calabaza

Es un bizcocho bastante compacto, ideal para tomar con un café a la hora de la merienda o del desayuno. Una receta muy fácil de hacer con niños porque apenas es mezclar y meter al horno.

Bizcocho de calabaza receta para hacer con niños

Ingredientes

  • 300 gr de calabaza cruda cortada en dados
  • 2 manzanas Pink Lady
  • 1 yogur griego natural
  • 100 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 250 gr de harina
  • 1/2 sobre de levadura química (unos 8 gr)
  • 25 gr de avellanas tostadas + 25 gr de avellanas para decorar
  • 80 gr de azúcar glass+ 2 cucharaditas de agua ** opcional, es para el glaseado final **

 

Preparación

Como cualquier bizcocho, su preparación es muy muy sencilla:

  1. Peláis y troceáis tanto las manzanas como la calabaza. A continuación las trituráis para que queden como puré (pero recordemos que estamos cocinando en crudo, no hace falta cocer).
  2. Incorporamos el azúcar, el yogur y los huevos. Batimos.
  3. Añadimos la harina y la levadura. Mezclamos de nuevo.
  4. Es el momento de añadir los 25 gramos de avellanas picadas.
  5. Volcamos en un molde engrasado.
  6. Horneamos 40 minutos a 180 º.

Si queréis hacer el glaseado, mezclamos 80 gramos de azúcar glass con unas 2 cucharaditas de agua. Decoramos los bordes del bizcocho con el resto de avellanas y pintamos con el glaseado que acabamos de hacer.

No lo he probado, pero creo que con una cobertura de queso quedaría aún mejor, tipo carrot cake. La próxima vez lo haré así.

Yo utilizo este molde de LeCreuset para tartas y no puedo estar más contenta con él. El fondo se desmonta muy fácilmente y no se pega nada. Tengo muy pocos utensilios de cocina pero los que tengo, los tengo buenos.

 

Cheescake de calabaza

La receta original es de mi amiga Rosso Gourmet, toda una garantía de obtener una tarta deliciosa 😉 Ella la acompaña de salsa de cajeta pero como en España es difícil de encontrar, ese paso me lo salto y vosotros podéis ponerle, si os apetece, dulce de leche.

Cheesecake de calabaza receta para hacer con niños

Ingredientes

Ingredientes para la base:

  • 250 g de galletas napolitanas sabor canela (puede usarse galletas tipo maría, sólo agregaríamos una cucharadita de canela en polvo)
  • 90 g de mantequilla derretida (aquí sí podemos usar el microondas!)

Ingredientes para el cheesecake:

  • 400 g de queso crema
  • 125 g de crema agria (o yogur griego natural, retirando el exceso de suero y agregando media cucharadita de zumo de limón)
  • 120 g de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada en polvo
  • 1 cucharada y 1/2 de harina
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 200 g de puré de calabaza
  • Salsa de cajeta para decorar

 

Preparación

  1. Troceamos la calabaza y la cocemos. En el microondas se cuece súper rápido y sin manchar cacharros.
  2. Preparamos la base del cheesecake troceando las galletas con la mantequilla y forrando con esta mezcla tanto la base como los lados del molde que vayamos a usar. Reservamos en el frigorífico.
  3. En un bol grande, mezclamos el azúcar y las especias.
  4. Añadimos el queso crema y batimos hasta que esté integrado.
  5. Incorporamos el extracto de vainilla y los huevos uno a uno, mezclando cada vez que añadimos uno.
  6. Añadimos la crema agria o el yogur griego natural y batimos otra vez.
  7. Incorporamos la harina.
  8. Echamos el puré de calabaza, que ya estará templado o frío.
  9. Horneamos unos 35 minutos, hasta que los bordes estén ligeramente dorados y al tocar la superficie se note firme y que el centro aún se mueva ligeramente. Lo sacamos del horno y dejamos enfriar por completo en el molde, a temperatura ambiente.
  10. Una vez atemperado, lo metemos en la nevera, idealmente toda la noche.

Crema de calabaza 

Una crema riquísima ideal para calentarnos cuando los días empiezan a refrescar. Además sale mucha cantidad por lo que podéis congelar y tenéis una cena solucionada para otro día.

Es una receta muy fácil para cocinar con los niños y con nuestra súper calabaza como elemento fundamental, ¡ay qué rica que está!

Crema de calabaza

Foto de Biográ

Ingredientes

  • 600 gr de calabaza sin piel cortada en cuadraditos
  • 3 zanahorias medianas
  • 2 puerros (sólo la parte blanca)
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto
  • 600 ml de agua
  • 100 gr de nata líquida o leche evaporada  ** opcional **

 

Preparación

  1. Freímos durante cinco minutos las zanahorias, la cebolla y el puerro, troceados finamente.
  2. Incorporamos la calabaza cortada en dados y seguimos haciendo el sofrito durante unos 10 minutos más, a fuego medio.
  3. Cubrimos con agua toda la verdura y salpimentamos.
  4. Justo antes de retirarla del fuego, añadimos la nata o la leche evaporada. O unos quesitos. O si no queréis echarle nada, la dejáis tal cual, pero la verdad es que le da un toque muy bueno.
  5. Fuera del fuego, trituramos hasta conseguir una crema.

A mi me encanta con unas semillas por encima, me parece que el toque crujiente queda genial y tiene más alimento que los tropezones de pan. Pero eso va en gustos.

 

Como véis, son tres recetas súper fáciles de hacer y que seguro que podéis disfrutar haciéndolas con los niños. Notad que recalco lo de hacer porque sé que en muchas casas, la mía la primera, una cosa es cocinar y otra es comérselo 😉

 

¡CONSEJO! Si a vuestros hijos les cuesta comer verdura, os doy un truco que a mi me funciona muy bien para camuflarla. Cuando vayáis a hacer albóndigas, mezclad 500 gramos de la carne picada que uséis con 350 gramos de calabaza o zanahorias picadas muy finitas. Vais a ver que queda genial porque salen súper tiernas y muy ricas, sin que lo noten. ¡Os vais a chupar los dedos!

 

Y antes cerrar este post, os dejo una receta EXTRA sólo para papás porque lleva café:

Receta para papis: Pumpkin Spice Late
Si hay algo que me gusta a mi en otoño y que me provoca un subidón navideño tremendo es el Pumpking Spice Late que ponen en Starbucks. Es un café con leche especiado al que se añade calabaza y, como os digo, a mi me sabe a Navidad hasta el punto de hacer que se me salten las lágrimas 😉 Pues bien, si lo queréis hacer en casa, ¡es súper fácil!

Ingredientes para nuestro Pumpkin Spice Late:

– Unas 2 cucharadas de puré de calabaza,

– 1-2 cucharadas de azúcar moreno (al gusto)

– 1/2 cucharadita de canela molida,

– 1/4 cucharadita de jengibre molido

– Un pellizco minúsculo de nuez moscada molida,

– Otro pellizquito de clavo molido

– 450 ml de leche (de la que os guste, con semidesnatada queda muy bien)

– 50 ml de café con sabor intenso

– Nata montada ** completamente opcional **

Preparación: Tal sencillo como mezclar el puré de calabaza con las especies y el azúcar y a continuación incorporar la leche y el café calientes, mezclando con unas varillas. Colamos para evitar encontramos trozos de puré de calabaza y decoramos con nata si nos apetece.

Espero de corazón que os haya gustado este post y que os animéis a cocinar con niños estas 3 recetas con calabaza fáciles y ricas. ¡Y me contáis, por favor!