Categoría: Maternidad

Mis (nuevas) manías.

Soy una gran seguidora de la serie Cómo conocí a vuestra madre; si no la habeis visto, os la recomiendo muchísimo. La cuarta temporada, que es la última disponible en español hasta el momento, es sencillamente fantástica. En el capítulo 4×19, Ted, el protagonista, saca a relucir su lista Murtaugh, una lista de cosas que son imposibles de hacer una vez llegados los 30 (años, se entiende). Barney se empeña en demostrar que puede hacerlas todas en 24 horas sin morir en el intento (y no os cuento el final). El Murtaugh al que se refiere es el veterano sargento de la saga Arma Letal, que muchos conocereis por su mítica frase “estoy demasiado viejo para esta mierda” (I’m too old for this shit), que en la serie reconvierten en “estoy demasiado viejo para estas…cosas” (I’m too old for this…stuff). Os dejo el vídeo en versión original del momento de la serie al que me refiero: Por si sentís curiosidad, la lista comprende: Ir a trabajar de empalmada. Comerme una pizza entera de una sentada. Colgar posters en la pared sin marco. Ponerme un piercing en la oreja. Ir a lavar la ropa a casa de mamá. Quedarme a dormir en el futón de un amigo en vez de irme a un hotel. Aplazar la cita con el médico. Beber chupitos con extraños. Dejar un mensaje de bienvenida en...

Leer más

El llanto de mi bebé

Si hace poco hablaba del lenguaje marciano de mi hijo, hoy toca dedicarle un capítulo especial a su llanto. Antes de dar a luz, mi amiga Lou me aseguraba que en nada de tiempo podría comprender lo que mi hijo quería simplemente escuchando su llanto, sin ni siquiera verle la expresión facial. Yo pensaba que eso era absolutamente imposible y que si ella había conseguido tal destreza era porque tenía una gran habilidad o porque su hijo tendría un amplio repertorio de llantos, bien diferenciados. Ahora sé que no sólo es posible sino que casi todas las madres, por no decir todas, acabamos desarrollando esa habilidad en muy poquito tiempo. Probablemente, una cuestión de instinto. Estoy segura de que cualquier persona de la calle que escuchara a mi hijo llorar durante un día completo pensaría que todos sus llantos son iguales y que es imposible descifrarlos. No sé si entender este “código” es cuestión de naturaleza o si deriva, simplemente, del hecho de estarlo escuchando todo los días. Sea como sea, yo le comprendo ya como Neo “viendo” matrix: Llanto de hambre. El más desesperado de todos. Un llanto desgarrador, muy alto, muy seguido. Se pone rojo, morado y, lo que es peor, a veces se queda como si dejara de respirar, algo que pone los pelos como escarpias pero que hacen casi todos los bebés. Este llanto no...

Leer más

Listas y post-it por todas partes.

Siempre he sido una persona muy organizada, meticulosa, con gran aprecio por el orden, a veces casi de forma obsesiva. Es lo que tiene ser hija única, que he podido tener todas mis cositas limpias y bien colocadas, sin nadie que viniera detrás a movérmelas de sitio. Dentro de ese afán por tenerlo todo controlado entra mi “afición” por las listas, afición que, al parecer, comparto con Anna. Me gusta tenerlo todo planificado, no lo puedo evitar. Hasta hace relativamente poco, la mayor parte de mis listas eran mentales. He tenido siempre una buenísima memoria, que me permite recordar...

Leer más

Leyes de Murphy para los bebés

¿Conoceis el origen de las Leyes de Murphy? Según la Wikipedia, fueron enunciadas por un ingeniero de la Fuerza Aérea de EE.UU., apellidado Murphy, en los años 50. Existen muchas teorías sobre cómo se dieron a conocer, pero parece que el primer principio básico sería algo como: todo lo que pueda salir mal, saldrá mal. Partiendo de esta primera aplicación de las “leyes” a la tecnología, se han ido expandiendo popularmente a lo largo de los años, dando lugar a muchos libros y versiones sobre temas tan diversos como los abogados, las embarazadas, los trabajadores, etc, todas bajo esa perspectiva de enfatización de lo negativo. A mi siempre me han parecido unas sentencias muy graciosas porque a quien más quien menos nos han sucedido. Algunas tienen su explicación lógica, como que la tostada caiga siempre del lado de la mantequilla y de la mermelada, pero algunas, simplemente, se cumplen siempre aunque no sepamos muy bien por qué. Llevo tiempo dándole vueltas a la idea de unas Leyes de Murphy para bebés. No sé si a alguien le habrá dado ya por escribirlas, porque el tema da para mucho: Cuanto más sueño tengan los padres, menos ganas de dormir tendrá el bebé. Aunque el bebé lleve una hora durmiendo plácidamente, se despertará justo en el momento en que te sientes a comer a la mesa. Aunque tu bebé no sea...

Leer más

Es raro no estar embarazada

Después de un embarazo tu cuerpo nunca vuelve a ser el mismo. Durante el embarazo me sentía bien con mi cuerpo. Tenía una tripa resultona, bastante pequeña, y ni una sola estría. Además, se me marcaban las rodillas y los tobillos, algo realmente milagroso, pues mis piernas siempre han sido gruesas. Todos coincidían en que estaba más delgada que nunca: los brazos, las piernas, la clavícula… Es verdad que no me encontraba ese “halo” que dicen que tienen las embarazadas, pero a cambio el pelo me duraba mucho más tiempo limpio y no tenía ni un solo grano, además de tener la piel más lisa y con menos poros. En definitiva, me sentía bien, ligera, y no como una ballena varada (que era como pensaba que iba a estar). Estaba convencida de que una vez diera a luz me iba a quedar más delgada que antes. Al fin y al cabo, sólo había engordado 7 kilos y mi cuerpo estaba visiblemente más flaco. Era cuestión, simplemente, de que la tripa volviera a su ser. Pero, de momento, la previsión no se ha cumplido. De esos 7 kilos apenas he perdido 4; supongo que no es que no haya perdido, es que he engordado. Eso se debe, sin duda, a volver a comer como una persona normal, porque mi alimentación durante el embarazo ha sido un  verdadero aburrimiento, sin sustancia...

Leer más