Categoría: Maternidad

Me gustaría adoptar

Antes de incluso de desear tener hijos ya pensaba en lo mucho que me gustaría adoptar un niño. Una niña china, probablemente. No sé si algún día lo llevaré a cabo porque no depende de mi en exclusiva, hay que contar con mi marido, con la familia en general, con dinero suficiente, con mucha paciencia y perseverancia…y aún así uno está en manos de la Administración, de que te consideren apto o te manden a freir espárragos. Pero así, soñando en voz alta, me gustaría muchísimo. Yo ya he pasado la experiencia de la maternidad biológica. Como soy hija única, mejor que nadie entiendo que es preferible para mi hijo tener un hermano o hermana, pero no siento la necesidad de volver a pasar por un embarazo. De hecho, tengo un planteamiento que quizá resulte sorprendente: Hay razas de perros que me encanta, pero estoy segura de que nunca sería capaz de comprar un perro, contribuyendo al negocio de cria como si de fábricas se tratara, cuando sé que existen muchísimos en los albergues esperando a ser adoptados. Como la mía. Pues del mismo modo, no siento la necesidad de “crear” un niño nuevo, fusionando un óvulo mío con un espermatozoide de mi marido, trayendo al mundo un niño que hoy día no existe, cuando hay millones de niños que no tienen padres. ¿Qué sentido tiene crear un nuevo...

Leer más

Consejos absurdos.

En el tema de la maternidad se hacen muchas afirmaciones que no comparto en absoluto. Ya os iré comentado algunas. Hoy me apetece comentar un consejo que he leído cientos de veces en revistas, blogs divulgativos y libros y que cada vez que lo leo no dejo de asombrarme, por lo absurdo que me parece. “Cuando tu hijo duerma, no aproveches para hacer las cosas de la casa: descansa tu también”. Quizá me parece absurdo el consejo porque yo no soy una super-woman, sino una mujer corriente, a la que el cansancio hace mella, pero que no por ello va a dejar que su casa se convierta en una pocilga. Quizá es que no he desarrollado suficientemente el don de la ubicuidad o que existen mujeres mucho más hábiles que yo que son capaces de atender a un bebé despierto mientras hacen todas las tareas de la casa. (y no digo ya si tienen otros niños, ¡es admirable!). Porque si no, no lo entiendo. Si cuando mi hijo duerme, yo duermo, eso significa que debo cocinar, limpiar, comer y ducharme (tareas súper básicas) mientras él está despierto. Pues que me expliquen cómo. La capacidad de entretenerse solo de un recién nacido es igual a cero, por no hablar del hecho de que en las primeras semanas se juntan las tomas, los cambios de pañales…Y cuando el bebé ya va...

Leer más

El sentido del oído.

Una de las cosas que más me preocuparon durante las primeras semanas de vida de mi hijo es que no se inmutaba con ningún ruido. Ni con el ladrido de mi perra (o con el de otros perros), ni con la tele, ni con el teléfono, el móvil, algo que se te cayera al suelo, un portazo…absolutamente con nada. En la clínica le hicieron la prueba de las otoemisiones acústicas y el resultado fue bueno, así que no había ninguna razón para pensar que estuviera sordo. Pero era inquietante ver que ningún ruido le hacía reaccionar. Afortunadamente, a partir de las 5 ó 6 semanas de vida empezó a reaccionar, tímidamente, cuando le hablábamos. A partir de ahí ha ido desarrollando el sentido del oído poco a poco y ahora ya es evidente que no sólo escucha, sino que escucha muy bien. No sé si estoy en lo cierto, pero creo que esto se debe a que un recién nacido lo que tiene que hacer es desarrollar su cerebro para poder ir madurando. El oído lo tienen totalmente formado, pero seguramente faltan las conexiones neuronales que hacen que el cerebro reaccione ante los sonidos. Por eso, conforme van madurando, el oído se les va afinando. A día de hoy escucha perfectamente, se orienta hacia el sonido aunque no pueda ver de donde proviene y cuando está medio dormido le...

Leer más

Qué difícil es caminar por Madrid

Nunca he sido consciente de lo complicado que es caminar por Madrid cuando tienes movilidad reducida hasta que he empezado a salir con el carrito. Ahora, cada vez que bajamos a la calle no hago más que pensar en todas esas personas que van en silla de ruedas, o con bastón, en las demás madres con carritos… La lista de obstáculos es larga: baches, socavones, alcantarillas a distinto nivel, árboles y papeleras en medio de la acera, coches aparcados en cualquier parte, bordillos de una altura tremenda, losetas sueltas o medio rotas, cacas de perro sin recoger, aceras estrechísimas, negocios con puertas que no se sujetan, o con escalones para entrar o salir, etc etc. Pero para mi lo peor de todo no son las barreras arquitectónicas. Lo peor es la gente. Dicen que Madrid es una ciudad de gente muy amable, muy acogedora. Yo nunca he estado de acuerdo con esta afirmación. A diario me topo con gente que me arrolla, que me arrinconan contra la pared o en el borde de la acera, porque nadie cede el paso ante un carrito. Esta mañana he salido a dar una vuelta, aprovechando que hacía sol, y he tenido varios ejemplos: llegamos a un estrechamiento y no cabemos. En todas las ocasiones, he sido yo la que me he tenido que apartar y dejar pasar a la gente para evitar...

Leer más

El sexo antes, durante y después

Por mi experiencia, encuentro complicado que una mujer embarazada o una madre reciente me hable de cómo enfoca la sexualidad desde esta nueva circunstancia vital. Creo que sigue siendo un tema que la gente prefiere reservar, y eso que creo que compartir las dudas e inseguridades que nos pueden surgir en este aspecto puede ser muy beneficioso. Pero parece que nos da vergüenza compartirlo hasta con el ginecólogo. En esto de la líbido no hay una regla, cada mujer y cada embarazo es distinto, lo que te apetece hoy puede que no te apetezca mañana. El antes… En mi caso, quedarme embarazada se convirtió en un “trabajo” 24 horas al día, 7 días a la semana. Deseaba tener un hijo y cuánto más lo deseaba, más tardaba en llegar. A esto podemos sumarle mi regla irregular y ya tenemos el coctel perfecto para obsesionarse. Nos hicimos pruebas de fertilidad y, al parecer, no teníamos ningún problema, así que era cuestión de tiempo. Empecé a aplicar el método sintotérmico para determinar mis días fértiles, algo que me ayudó muchísimo, así que los días en que había posibilidades eran un auténtico maratón. Los primeros meses probé el método un día sí, un día no, porque se supone que este método hace que no se agote la reserva espermática del varón. Sin embargo, el mes que me quedé embarazada lo hicimos 10...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets