Un año sin la regla

El año pasado a estas horas estaba triste porque nuevamente me había venido la regla. Y, encima, el día de fin de año. “¡No podía tener más mala suerte!”, pensaba. Lo que no sabía es que esa iba a ser mi última regla. Lo que desconocía es que iba a repetir una y mil veces, en cada control ginecológico, en cada ecografía, que mi fecha de última regla era el 31 del 12. Una fecha que, por cierto, suscitaba más de una sonrisa porque, ya es casualidad!!! Cosas de la vida. Hoy, exactamente un año después, tengo lo que más deseaba: a mi hijo!!! Y, además, la regla no ha vuelto a aparecer (ni se la espera, me temo). Aunque hace ya un mes que no doy el pecho a mi hijo, no tengo síntomas de volver a verla pronto. Vamos, que el embarazo ha cambiado muchas cosas en mi cuerpo, pero no parece haber mejorado mi desastre menstrual. Así que cierro el 2009 con un buen balance ginecólogico: un bebito precioso y un año sin la dichosa regla. Feliz...

Leer más