Categoría: Embarazo

Miedo al embarazo

Se suele decir que no conoces el verdadero significado de la palabra miedo hasta que te conviertes en madre (o padre). ¿Estáis de acuerdo? Creo que no he sido nunca una persona especialmente miedosa, ni siquiera ahora, pero sin embargo estoy muy de acuerdo con esta frase. Lo que se sufre por un hijo, los temores y preocupaciones que se tienen, no se pueden comparar con ninguna otra circunstancia. Luego cada cual tendrá sus propios miedos, que seguramente dependerán de cómo fue educado (telita con los miedos que consciente o inconscientemente nos trasmiten nuestros padres) o de las circunstancias...

Leer más

Las cicatrices del parto

¡Nunca es tarde si la dicha es buena!. Aquí está el artículo de Lorena Gutierrez, de FisioByM (Fisioterapia para Bebés y Mamás) sobre las cicatrices después del parto. LAS CICATRICES DE PARTO Si durante tu parto has sufrido algún tipo de herida (cesárea, episiotomía o desgarro que haya necesitado de puntos de sutura), habrás observado que a las cicatrices se les presta mucha atención durante su proceso de cicatrización, manteniéndola limpia y desinfectada. Pero una vez quitados los puntos, pensamos que las únicas secuelas que pueden quedar son de tipo estético. Una vez que la herida ha cerrado y cicatrizado completamente, es importante saber que todavía pueden aparecer ciertas molestias. En este artículo no voy a hablar del período de cicatrización, ya que este período no es competencia de un fisioterapeuta, sino de molestias que pueden permanecer una vez que la cicatriz ya se ha cerrado en todas sus capas. Aquéllas que habéis sufrido retracción o fibrosis de una cicatriz sabéis de lo que hablo. Al realizar el corte, además de piel, tejido subcutáneo, fascia y músculo (en caso de cicatrices más profundas), también se están cortando pequeñas terminaciones nerviosas. Por lo tanto, en el proceso de cicatrización, no es solo la piel la que se tiene que regenerar, sino que también lo tienen que hacer las terminaciones nerviosas, y esto puede llevar más tiempo. Por ello, algunas mujeres refieren una especie de insensibilidad al...

Leer más

Un año de postparto

Un año de postparto. Empiezo a sentir que está lejos mi segundo embarazo y eso a pesar de haberlo vivido intensamente, sabiendo que no volvería a repetir esa experiencia tan increíble que es gestar una vida. En otras cosas no, pero siento que la recuperación física ocurrió rápido, muy rápido. Quizá porque no tenía tiempo de preguntarme si quiera si me sentía bien o mal y quizá también porque el baby blues envolvió todos aquellos momentos en una niebla muy espesa. La recuperación de la cesárea fue buena, ya no recuerdo empecé a sentirme normal pero no recuerdo haber sentido que...

Leer más

¿Cómo cuidar el suelo pélvico en el postparto?

Hace unos días una mamá me escribió para comentarme su experiencia con los problemas de suelo pélvico y sugerirme un post al respecto. No es la primera vez que alguien me sugiere este tema, incluso alguna amiga me lo había comentado con anterioridad… Como no es una cuestión de la que yo sepa mucho (¡debe ser de los pocos achaques que no padezco!), he recurrido a una persona experta: Lorena Gutiérrez, de Fisioterapia para Bebés y Mamás, quien muy amablemente ha accedido a escribir dos post sobre este tema, el primero de los cuales publico hoy.   ¿CÓMO CUIDAR...

Leer más

Lunares que se vuelven locos en el embarazo

Tengo la piel muy blanca y muchos lunares. Durante el primer embarazo no noté absolutamente nada, pero durante el embarazo del pequeño se volvieron locos. Algunos se oscurecieron y otros se pusieron a crecer a toda mecha. Lunares que tenía planos o prácticamente planos empezaron a sobresalir bastante. No le di excesiva importancia, porque además ya había oído que era algo que podía pasar durante el embarazo, pero cuando estaba ya de siete meses, en vista de que uno en concreto no paraba de elevarse, aproveché una visita a un centro médico para pasar también por un dermatólogo. La dermatóloga, lejos de quitarle importancia, se puso un poco nerviosa, no sé si por mi estado de buena esperanza o porque realmente le preocupaban algunos de ellos. Empezó a sacarme fotos, llamó a una enfermera y se puso a preparar todo para quitármelos allí mismo, en ese mismo momento. Yo no sabía qué decir, si una doctora pensaba que me los tenía que quitar, pues adelante, aunque prefería no tener ningún tipo de intervención durante el embarazo. Había entrado sola en la consulta, me daba vergüenza decir que quería salir y consultarlo, ¡no me salían las palabras!. Menos mal que me debió ver la cara de angustia y me dijo que mejor volviera a la semana siguiente. Salí de allí preocupada, por lo que busqué una segunda opinión. Ese segundo...

Leer más

Búsqueda personalizada
¡Suscríbete a mi newsletter!

¡Suscríbete a mi newsletter!

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.

Te has suscrito correctamente

Últimos Tweets