Categoría: Embarazo

Mi dieta "espartana" durante el embarazo.

Lo he comentado en varias ocasiones: aunque siempre he sido propensa a coger kilos de más, en el embarazo mi cuerpo quemaba todo lo que comía, así que no tuve que preocuparme en absoluto por el peso. Tampoco es que me preocupara, tengo que reconocerlo. Si me hubiera puesto 20 kilos encima no me hubiera sentido mal, de hecho, estaba mentalizada para ello viendo cuál es mi metabolismo habitual. Pero como tuve la suerte de engordar solamente 7 kilos, un problema que me ahorré. Lo que sí reconozco es que mi austera dieta contribuyó muchísimo a que no engordara. Mi intención no era evitar los kilos, para nada, mi intención era comer sano y, sobre todo, no comer cosas que pudieran perjudicar al niño. Me encanta la comida basura, no lo puedo evitar, es lo que más me apetece y más me pide el cuerpo. Pero yo sabía muy bien lo que me convenía así que, al final, entre las cosas que me prohibí porque no eran saludables y que soy especial para la comida, no comía apenas de nada. ¿Qué cosas no comía?: – Ningún tipo de ensalada. No me gusta nada el sabor que aportan la amukina o la lejía así que eliminé de mi dieta todo tipo de verduras crudas. Fuera ensaladas, ya se trata de ensaladas hechas y lavadas en casa como ensaladas ya lavadas,...

Leer más

Expectativas sobre el embarazo.

Después de una década soñando con que llegara el momento de tener hijos, uno no se espera tener dificultades para quedarse embarazada. Al menos a mi, que me educaron en el miedo a un embarazo no deseado, me parecía que una mujer podía quedarse embarazada poco menos que con un estornudo. Así que cuando empiezan a pasar los meses y ves que no lo consigues…pasas del estupor a la preocupación en un instante. Al principio es estupor. Como digo, yo pensaba que siendo joven y practicando sexo sin protección día sí día también era imposible no concebir un niño. Cuando ves que no, que no es tan sencillo, lo primero que piensas es: “hay que joderse, tantos años de preocupación al más mínimo retraso, pensando en si te has olvidado de tomar la píldora algún día o si habrá fallado como consecuencia de los antibióticos que te tomaste para las últimas anginas y ¡ahora mira!“. Pero la guasa te dura más bien poco porque enseguida piensas: “mierda, vamos a pasar a engrosar la cada vez más numerosa lista de los que no consiguen un embarazo“. Echo la vista atrás, y en aquellos meses (afortunadamente fueron meses y lo conseguimos justo antes de iniciar un tratamiento de inducción a la ovulación, vamos, que no fué para tanto) yo pensaba que el embarazo era la panacea. Estaba convencida de que el...

Leer más

Tensión baja en el embarazo

Siempre he sido de tensión baja. Normalmente tengo 9-6, incluso 8-5. De toda la vida he sido propensa a mareos y bajadas de tensión, así que no es de extrañar que durante todo el embarazo tuviera este problema. En mi ranking de achaques del embarazo, después del asma, se encuentra la tensión baja. Que yo sepa, tener la tensión baja no es un problema para el embarazo, como sí podría serlo la tensión alta. Los médicos dicen que es, simplemente, “algo molesto”. Yo diría que es algo más que molesto. La sensación que te produce tener la tensión por los suelos es de cansancio, sueño, malestar general, visión borrosa y nauseas. En mi caso, a partir de la semana 24 empecé a notar un problema asociado: no podía estar ni sentada ni tumbada boca arriba. La presión del niño me cortaba la circulación y me caía la tensión en segundos. Esto le pasa a todas las embarazadas, pero la gran mayoría no lo notan porque parten de una tensión normal. Lo pasé francamente mal. Hasta que no noté signos de encajamiento (sobre la semana 32) y, por tanto, menor presión, tenía que estar siempre de pie o tumbada de lado. Así que comer, comía de pie, paseándome por el pasillo con el plato en la mano. No hablemos de montar en coche: tenía que echar el asiento para atrás,...

Leer más

La maleta para la clínica

Nunca pensé que mi experiencia pudiera ser útil y que acabaría contándola en mi propio blog, ¡Qué ilusión!.  Como algunas personas me habeis dicho que puede ser interesante, voy a contaros mi experiencia con la maleta para ir a la clínica a dar a luz. No os puedo hablar de lo necesario en un hospital público, porque no ha sido mi caso, pero sí tengo claro que si dais a luz en uno de ellos, necesitareis la mitad de las cosas de mi lista porque os las darán allí. De todas formas, en las clínicas privadas hay muchas diferencias...

Leer más

Las ecografías no son 100% fiables

Para mi, uno de los mejores momentos del embarazo han sido las ecografías. Es verdad que sentía cierta inquietud cuando iba de camino a la clínica; como soy tan preocupada, siempre temía que algo saliera mal. Cuando fui a la de las 12 semanas tenía miedo de que se hubiera parado el embarazo, cuando fui a la de las 20 tenía miedo de que toda la medicación que me pusieron cuando estuve ingresada pudiera haberle afectado…Pero poco a poco el miedo se fue disipando, porque el embarazo iba avanzando y todo iba fenomenal. En la eco 4D, que me...

Leer más