Ya os lo adelantaba hace unos días por Facebook. Como os gustó tanto nuestra receta de nuggets de pollo caseros, súper fáciles de cocinar y riquísimos, llevo un tiempo pensando en otra receta que sea sencillísima de cocinar con los niños y que además se la vayan a comer unos peques tan exigentes como los míos. Así que hoy os traigo una receta muy probada que estoy segura de que os va a salir bien y os va a gustar: brownie de chocolate blanco con pistachos.

¿Por qué brownie de chocolate blanco con pistachos?

Me apetecía traeros una receta dulce.

Ya os conté que en casa estamos cocinando mucho con los niños en los últimos meses. Si me seguís, ya sabréis que mis hijos no son de comer fácil. Y que incluso a pesar de cocinar muchas cosas juntos, luego no se las comen. Además no son los típicos niños que coman guarrerías. No les gusta la pizza, ni las hamburguesas, ni las chucherías, ni las tartas, ni las galletas, ni los bollos ni tampoco les entusiasma el chocolate si sabe demasiado intenso.

Para mi era importante traeros una receta de la misma calidad que la de los nuggets de pollo caseros, es decir:

  • Muy fácil de hacer con niños, de forma que puedan participar activamente en la preparación.
  • Tan rica como para que incluso los más exigentes quieran comerla.
  • Atractiva para toda la familia, es decir, que no sea la típica “comida de niños” sino que a los adultos también les guste.

Creo que lo he conseguido. ¡Ya me diréis qué os parece!

 

Ingredientes para el brownie de chocolate blanco con pistachos

  • 75 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 100 gramos de mantequilla (cortada en trocitos y a temperatura ambiente)
  • 150 gramos de chocolate blanco (cortado en trozos)
  • 80 gramos de harina de repostería
  • Una cucharadita de levadura química en polvo
  • 50 gramos de pistachos pelados sin sal (picados)

 

Consejos antes de empezar 

En las recetas dulces lo que hago para reducir el azúcar es hacer la receta la primera vez siempre respetando las medidas originales y luego ir bajando en las siguientes veces que la repita. Personalmente creo que con estas proporciones el nivel de azúcar está rico sin ser empalagoso, pero si podéis echar menos azúcar, mejor que mejor. Además el chocolate blanco es ya de por si muy dulce así que vosotros mismos. Como os digo, podéis ir jugando con la cantidad de azúcar las veces que repitáis la receta, porque ¡estoy segura de que vais a repetir muchas veces!

Es muy muy importante que la mantequilla esté un buen rato a temperatura ambiente y cortada en trocitos, para que se pueda mezclar bien.

El tema de los pistachos es una de las cosas más graciosas de la receta ya que los niños pueden quitarles las cáscaras. Es bastante laborioso, seguro que les tenéis un rato largo entretenidos. Para que os hagáis a la idea, para obtener unos 50 gramos de pistachos pelados tendremos que usar unos 150-200 gramos de pistachos con cáscara.

Por favor, no olvidéis que los pistachos tienen que ser sin sal. No son muy fáciles de encontrar, para qué negarlo. No sé si soy muy especial con los frutos secos pero a menudo me cuesta encontrar lo que busco. Por si os sirve la pista, yo los encuentro normalmente en algún Carrefour grande (en los de barrio no he visto), de marca Wonderful. En Amazon hay unos pistachos muy buenos, también sin sal, de marca Nazaríes, en formato más grande.

En cuanto al molde, lo ideal es uno cuadrado y hermoso, porque los brownies no deben quedar gruesos. Yo uso uno de 23 x 23 de Le Creuset que es una maravilla. Me encantan los moldes de Le Creuset. Pero si no, apañaros con lo que tengáis siempre que no se pegue. Un molde de plum cake os puede servir, pero tened en cuenta que cuanta más mezcla tengáis en altura en el molde, más tiempo de horneado va a necesitar. Es buena idea poner unas tiras de papel vegetal cruzadas en el molde para evitar que se pegue y que se desmolde mejor.

En esta receta vamos a utilizar un cuchillo para cortar los pistachos y el horno para cocinarlo. Ni qué decir que tiene, ¡mucho cuidado!

 

Preparación del brownie de chocolate blanco con pistachos

Los pasos son muy sencillos, ya lo veréis:

1.- Precalentamos el horno a 180º C.

2.- Preparamos el molde untándole un pelín de mantequilla fundida. Nos vendrá bien poner también dos tiras cruzadas de papel de hornear.

3.- Batimos los huevos con el azúcar, con salero, durante al menos un par de minutos. Reservamos.

4.- En otro recipiente, derretimos el chocolate con la mantequilla en el microondas, a intervalos cortos, para no pasarnos de tiempo. Podemos ir probando de 30 segundos en 30 segundos y removiendo entre medias. La idea es que quede fundido e integrado.

5.- Volcamos la mezcla de huevos y azúcar encima del chocolate y la mantequilla derretidos. Removemos.

6.- Añadimos la harina y la levadura. Mezclamos.

7.- Incorporamos los pistachos, previamente pasados (muy ligeramente) con harina (para evitar que se vayan al fondo). Mezclamos.

8.- Volcamos nuestra mezcla en el molde ya preparado.

9.- Horneamos durante unos 15 minutos. El tiempo varía mucho en función del molde que uséis. Yo os pongo lo que tarda con el mío de 23 x 23 cm. Si usáis uno donde la masa tenga más altura, lógicamente requerirá más horneado.

10.- Dejamos templar y desmoldamos sobre una rejilla. Lo cortamos en trocitos cuadrados o rectangulares, para comer en un par de bocados.

 

¡Y así es como queda el brownie de chocolate blanco con pistachos!

Brownie de chocolate blanco con pistachos

Como véis, no es tan mazacote como el brownie tradicional de chocolate y nueces. La mezcla es algo más esponjosa y a mi me resulta bastante menos pesado. Además de que los pistachos me gustan mucho más que las nueces, pero eso ya es un gusto muy personal, ¿verdad?

 

Espero que os haya gustado la receta del brownie de chocolate blanco con pistachos. Que os animéis a hacerla con los niños. ¡Y que os resulte rica a todos!

No dejéis de contarme por favor. ¡Buen provecho!

 

PD: Si tenéis la Thermomix, haréis la receta aún más rápido y con menos cacharros. Si, además, tenéis el nuevo Cook-Key, la receta la tenéis gratis y así podéis hacerla en cocina guiada. La foto de la cabecera del post es de su web, Cookidoo, que les quedan las fotos que alimentan sólo de verlas 😉