Hay cosas que no cambian. En 2009 ya me resultó complicado encontrar ropa premamá de mi talla y ahora, prácticamente tres años después, estamos en las mismas.

Aunque sobre el tema del tallaje hay opiniones para todos los gustos, y no voy a entrar en ello, el problema me resulta curioso. No son pocas las chicas que conozco que tienen una talla 36, pues en España somos muchas las que estamos en torno al 1.60 de estatura. Una medida que, si la combinas con una complexión normalita, no te permite llevar mucho más allá de una 38.

Así que si ya es complicado dar con ropa premamá a un precio asequible, que no parezca de señora y que se pueda usar en el día a día, algunas tenemos que sumarle el problema de que la ropa premamá está enfocada para un público de talla grande o muy grande.

C&A, mejor ni entrar. Lo más pequeño que tienen serviría para meternos mi marido y yo a la vez y yo con bombo incluido.

Prenatal. Al margen de que su estilo no me va, consideran que la talla S es una 40-42… y encima es más bien una 42. Inútil probarse nada.

Kiabi. En 2009 me compré varias camisetas de manga corta de un algodón estupendo, algunas fueron talla 34-36 y otras talla 38-40. Bueno, no sé qué les ha sucedido ahora pero todo lo que me he probado de esta temporada de su talla más pequeña me estaba enorme.Con decir que los escotes me quedaban por debajo del pecho.

Carrefour. Alguna cosa no me ha parecido mal, si hubiera encontrado una S podría opinar sobre su tallaje. No sé si es que no la fabrican o es que es imposible de encontrar.

Mothercare. Si alguien encuentra una tienda que tenga ropa que me lo diga, yo no he dado con ninguna que venda algo más que un pijama y sujetadores (que son estupendos, por cierto).

Zara. En 2009 tenían un perchero de ropa premamá. Este año tenían una única prenda, unos jeggins… que va a ser que no.

H&M. Una de mis pocas esperanzas. La ropa es modernita y muy ponible pero es que además tiene tallas reales, ¡menos mal!. La dificultad estriba en que todas las que padecemos el mismo problema debemos acudir a la misma tienda en busca de esa ansiada talla S y como por alguna extraña razón casi no las traen, me he recorrido más de cuatro tiendas hasta que he conseguido comprarme algo (y mis padres se han recorrido otras tantas sin encontrar nada). Lo mejor de todo es encontrar un millón de L, XL e incluso 2XL, que poco se deben vender cuando cuelgan tristemente de las perchas de saldos mientras que encontrar una S es como dar con una aguja en un pajar. Les he preguntado por esta cuestión en twitter… todavía estoy esperando la respuesta.

Benetton. Otra de mis esperanzas, al menos tiene una XS y una S que son de verdad. Tres camisetas me he comprado hace poco. Ahora, encontrar un Benetton que tenga sección premamá no es cosa fácil y eso que estamos hablando de Madrid. ¿Qué os pensábais, qué la cosa iba a estar chupada?.

Alia. La marca de ropa premamá de El Corte Inglés. La talla más pequeña que tienen es una 38, en pantalones me puede valer (de hecho tengo un par de ellos de 2009) pero las partes de arriba me suelen quedar grandes de la parte del pecho y de los hombros… Puedo encontrar una cosa pero tengo que rebuscar y probarme mucho.

Y ya está, no conozco más tiendas. Así que después de haberme pasado no-se-cuántos-días de tienda en tienda buscando algo de abrigo que ponerme (ya que casi todo lo que tengo de 2009 es de verano), me he rendido con un pantalón vaquero y otro de chandal de H&M, una camiseta y un jersey de Alia, otra camiseta y otro jersey de H&M y tres camisetas de Benetton. ¿Parece mucho? Yo tengo la sensación de ir de uniforme y eso que llevo poco más de un mes usando ropa premamá.

¿Alguna otra damnificada de estos tallajes tan grandes?.