Bebé travieso haciendo méritos para acabar en Urgencias

Bebe con tiritas

En algún momento nos llegamos a quejar de lo inquieto que era Mayor pero al poco llegó Bebé con sus ansias por crecer y una agilidad, rapidez y habilidad impropias de su edad y nos hizo ver lo que realmente es un niño travieso.

De pequeña me encantaban Los Picapiedra y muchas veces me acuerdo de Bam Bam. Bebé es chiquitito pero rápido como el rayo, con un cerebro diseñado para la trastada, hábil trepando por los sitios más complicados, ágil para alcanzar cualquier cosa, para estirarse, para abrir cajones, puertas, tapones de rosca o cualquier otro impedimento que se le ponga de por medio, fuerte para levantar cosas que pesan casi tanto como él y duro para apenas llorar tras un golpe. Bebé, con sus ojos azules, su cara angelical y su aparente timidez, es una fierecilla.

Ocurre, como es natural, que por mucho que Bebé esté dotado para lo físico no deja de tener la edad que tiene. Y como su imaginación para las trastadas sigue progresando, no hay día que no de las gracias a ese Angelito de la Guarda que tiene cerca por no haber tenido que pasar todavía por Urgencias a pesar de haber estado cerca muchas veces.

Si Mayor era el niño de los chichones, Bebé es propenso a sangrar. Por la boca, por la nariz, a borbotones (la sangre es tan escandalosa, además…) Hace unos meses de un golpe se mordió y se hizo una hendidura tremenda en la parte interior del labio inferior, quizá ese ha sido el accidente más importante que ha tenido porque no conseguíamos cortar la sangre hasta que le puse a la teta (bendita teta que hasta corta las hemorragias).

Como madre extrañamente poco aprensiva, lo que más me preocupa de Bebé es su tendencia a meterse cualquier cosa por cualquier orificio. A la que te has despistado mínimamente se ha metido por la nariz lo primero que tuviera a mano: papel, trozos de pinturas, comida, bolitas de poliespan, el palo de un chupachups… Eso sin contar que durante la comida casi cualquier cosa es posible, como aquella noche que decidió estamparse en el oído un boquerón frito y luego empujarlo para dentro. O el día que se metió en la boca unas pegatinas con relieve de su hermano y una de ellas se le quedó pegada en el paladar tan atrás que pasamos un par de minutos angustiosos para quitársela. Confieso que ese día fui yo la que casi acaba en Urgencias, por un momento vi mi vida (su vida) pasar por delante.

Me recuerda tambén al niño de la peli One Fine Day, el hijo de Michelle Pfeiffer, un niño monísimo y adorable pero con la misma tendencia exploradora de orificios que acababa en Urgencias con una canica (o dos) en la nariz. Afortunadamente nosotros no tenemos canicas en casa.

Supongo que forma parte de la alta demanda. Si a ningún niño se le puede dejar solo, a Bebé es que ni estando tu delante puedes bajar la guardia. Porque además poca cosa hay que se pueda hacer para evitarlo; a pesar de haber subido en casa tantas cosas a lo alto que tengo todo el nivel del suelo casi vacío, cualquier tontería resulta potencialmente peligrosa para un bebé sin miedo y cada día más hábil con todo aquello que aparentemente está fuera de su alcance.

Cruzaremos los dedos para que este bebé tan travieso no termine pasando por Urgencias.

Foto | rik en Flickr CC

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

10 comentarios sobre “Bebé travieso haciendo méritos para acabar en Urgencias

  • el 19/05/2014 a las 19:31
    Permalink

    Piensa que si estuviera quietecito bien sentadito también estarías preocupada.mejor que sea porque está subido encima de la tv. Jaja un abrazo

    Respuesta
    • el 21/05/2014 a las 16:11
      Permalink

      Claro! Llevas toda la razón. Aún así, me gustaría saber qué es tener niños que se quedan quietecitos haciendo algo 🙂

      Respuesta
  • el 19/05/2014 a las 21:02
    Permalink

    Ay ay ay la que me espera… a mi hijo pequeño tampoco puedo quitarle la vista de encima ni un segundo. Hace dos semanas salí un momento a remover la olla y me lo encontré de pie encima de mi ordenador, que estaba en la mesa! Yo también tengo la casa rara, con todo en alto y el primer metro desde el suelo vacío, queda raro…

    Lo que dices de meterse objetos por las cavidades corporales me recuerda que el hijo de una amiga se metió una pipa en la nariz, y para cuando el pediatra se la sacó ¡había germinado!

    Respuesta
    • el 21/05/2014 a las 16:10
      Permalink

      Germinado!!! Ayyyyyyyy, ya veo mi futuro! jaja

      Respuesta
  • el 20/05/2014 a las 0:21
    Permalink

    El mío es muy inquieto, pero no llega a esas cosas. Aun así, también tengo la casa rara. Seguro que no te aburres con él.

    Respuesta
    • el 21/05/2014 a las 16:10
      Permalink

      No, aburrirnos no nos aburrimos 🙂

      Respuesta
  • el 20/05/2014 a las 15:21
    Permalink

    Me he partido de risa con lo del boquerón frito por la oreja jajaja, ya sé que a vosotros no os haría tanta gracia, pero es que me lo imagino empujando el boquerón hacia dentro y no lo puedo evitar jajaja 😀

    Respuesta
    • el 21/05/2014 a las 16:09
      Permalink

      Es para reirse, yo no sabía si reir o llorar, creo que hay veces que me sale risa de loca jajaja

      Respuesta
  • el 20/05/2014 a las 17:28
    Permalink

    Tela la aventura con el boquerón… Pues nada, a encomendarse a todos los ángeles de la guarda habidos y por haber para que no toque visita a urgencias!!
    Un beso!

    Respuesta
    • el 21/05/2014 a las 16:09
      Permalink

      Si Mo, el día del boquerón fue de los que hacen historia!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com