Bam-bam

No me parece mala comparación decir que mi niño es como Bam-Bam, el de la serie de Los Picapiedra. Hace muchos años que no veo los dibujos, pero aún me acuerdo de lo brutito que era el niño, de las cosas tan asombrosas que hacía y de lo diferente que era a Pebbles, niña buena donde las haya.
Así estamos. En casa nos subimos por las paredes, la persecución dura todas las horas que esté despierto. Él de mal humor y yo con peor leche según van pasando las horas. En la calle no nos va mucho mejor. Aunque pueda parecer que en una zona abierta, y más si está especialmente pensada para niños, no hay problema, él siempre lo encuentra. Eso si no se larga pitando de dónde estemos, dirigiéndose siempre a lo que haya más peligroso cerca: una carretera, varios escalones, la entrada de un garaje, un local abierto…
La gente se lo pasa bomba. No hay nada más divertido que un niño cabrón rebelde dejando a la altura del betún a su madre. Si a esto unimos que la madre va empujando tontamente el carro vacío al lado (para luego a la vuelta no cargar 11 kilos durante 100 metros en pendiente) y también lleva a la perra de la correa, mejor que mejor. Así, de paso, puedo ir escuchando comentarios despectivos, de esos que se dicen bien altos para que yo los escuche.
A pesar del mal tiempo que estamos teniendo todas las semanas, en los pocos ratos de sol ya he tenido comentarios y situaciones de lo más agradables. Gente que le dice al niño “tu madre ya no te quiere” simplemente porque no le recojo del suelo la enésima vez que se sienta llorando porque no quiere seguir mi camino. O gente que le jalea cuando se da media vuelta y no me hace ni caso. “mucho bebito, mucho bebito, pero pasa de ella olímpicamente“. O gente que nos amenaza a ambos con la guardería, como cura universal de todos los males: “a ver si tu madre te lleva ya de una vez a la guardería, que ya eres muy mayor“.
Creo que el concepto vamos a bajar a la calle para que gaste energías, de momento, no funciona. La que más gasta energías soy yo, él gasta sólo media batería y encima vuelve frustrado porque no le he dejado abrirse la cabeza.
¿Hacen mella estas situaciones?. Los comentarios me resbalan. Ya apenas me pongo de mala leche. Pero la situación en si sí que me hace mella. Depende del día, claro, pero sí que tengo días que pienso que todo va mal, que no soy capaz de controlarle, que no voy a ser capaz de tener otro hijo y cuidarlos a los dos a la vez sin que alguien me ayude, que nadie puede comprender lo agotador que es nuestro día a día… Y, sí, incluso algunas veces tengo pensamientos muy malos, de esos que todos tenemos y pocos confesamos, de esos de los que uno luego se arrepiente profundamente, como, por ejemplo, preguntarme por qué me ha tocado a mi un niño así de inquieto y desear que sea de otra manera, incluso enfadarme con él por darme tanta guerra (para a continuación pedirle perdón ipso facto), incluso tener ganas de darle un cachete. Sí, hay momentos en que a uno se le pasa de todo por la cabeza.
¿Lo bueno?. El ejercicio de paciencia y sangre fría al que me somete a diario. Yo antes no era así. He sido siempre una persona impulsiva, de sangre muy caliente, capaz de pasar de la paz al cabreo y vuelta a la paz en 5 segundos. Y ahora no. Ahora tardo mucho más en irritarme, hay cosas que ya ni percibo y, aunque me pongo nerviosa, aún no he perdido nunca los estribos. Cuando siento que todo se desmanda y voy a perder la cabeza, cuando me vienen esas malas ideas a la cabeza, le cojo y le siento en el carro aunque sea llorando, con toda la calma que puedo, o me lo meto debajo del brazo (en plan monedero sobaquil) y tiramos para casa. Nada más…
Sí, algo más, luego vengo aquí y me desahogo. ¡Menos mal!.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

34 comentarios sobre “Bam-bam

  • el 22/02/2011 a las 18:22
    Permalink

    Ayyy yo es que hoy no estoy para dar consejos ni çanimos a nadie, tengo el ánimo bajo mínimos y Eric ha decidido convertirse en dos días en un auténtico destructor de libros (ya ha rasgado tres en dos días)… mi paciencia no existe…
    Bueno guapa por la gente ni te molestes yo paso olimpicamente y por el enano las mamás con ventaja siempre dicen "son etapas" pasará…

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:24
    Permalink

    Mujer, no creo que sea tan malo tu niño no?, pobrecilla me ha parecido un paseo agotador leyendo tu post, ya cambiará, está en el tiempo de observar y moverse, y si que podrás con otro hijo. ánimos

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:35
    Permalink

    Ya te lo he dicho muchas veces, admiro profundamente a las madres que estáis al cuidado de vuestros hijos 24 horas al día, sin una pausa, sin tiempo para vosotras mismas. Yo siento que no podría hacerlo. Me ha costado muchísimo aceptar que soy así de "mala madre", pero es la triste realidad…

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:40
    Permalink

    Tricius, lo de las etapas es cierto, de hecho esto va incluso por semanas. Con todo, no me puedo quejar, porque creo que nuestra peor etapa fue el verano pasado, de los ocho meses a los doce, más o menos. Aún así, la verdad, hay días que me parecen durísimos y esta semana que ando justa de fuerzas hay momentos que tengo ganas hasta de llorar.

    Cartafol, no, el niño no es malo (por descontado además que no me gusta esa terminología), el niño es puro nervio, pura energía. Es un niño niño, un chicazo, no le cabe el nervio en el cuerpo, nada más. Mi día a día es agotador, no es por hacerme la víctima, de verdad, hay días malísimos.

    Tiempos, yo ya te he dicho que eso de ser buena o mala madre es una pamplina (con todos mis respetos) y más por un motivo como ese que me das.

    Creo que cada cual tiene unas cosas que se le dan mejor y otras que se le dan peor. Yo no podría, por ejemplo, tener un trabajo de cara al público, no podría soportarlo. En cambio, criar a mi hijo en plan 24/7 se me da bien, lo disfruto mucho, y me realiza, aunque me queje, y aunque tenga días espantosos (a ver quien no los tiene en sus trabajos por ahí fuera).

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:45
    Permalink

    Madre mía, en serio te dicen esas cosas?? estoy alucinando, bueno tú ni caso.
    Cuando los peques están con el día torcido son agotadores y es cierto que una acaba desquiciada, estar todo el día con un peque sin ayuda es agotador.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:50
    Permalink

    La gente se podía meter esos comentarios por un buen sitio, sí! Imagino que, aunque te resbalen, tiene que llegar un momento en el que la suma de ellos y la situación en sí misma hace que te desquicies… Normal!
    Sólo puedo mandarte todo mi ánimo desde aquí!
    Un besazo!

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 18:51
    Permalink

    Te entiendo perfectamente, a veces el nerviosismo y el cansancio nos hace perder la paciencia, pero piensa en todos los ratos buenos y alegres que te hace pasar tu niño, y sácale el "chiste" y el lado positivo a esos momentos de guerra. Hay gente por la calle que se podrian ahorrar sus comentarios que no ayudan a nada, los hacen sin maldad, pero a veces molestan. Calma, calma, no hay más. Por cierto, con otro niño más te apañarías perfectamente, te lo puedo asegurar.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:15
    Permalink

    Creo que se de lo que hablas y el estado de nervios que puedes llegar a alcanzar en determinadas situaciones. Siempre he dicho que mi hija es muy tranquila, juguetona y con sus momentos de no querer parar quieta, pero tranquila al fin y al cabo. Y digo esto porque tengo una sobrina de tres años que es artillería pesada, no consigue quedarse sentada cinco minutos seguidos y no estoy exagerando. Todo el rato está inventando cosas a cada cual más peligrosa y además intenta siempre hacer lo contrario de lo que le digas a modo de juego. Siempre he admirado a mi hermana pero ahora mucho más porque soy consciente de lo agotador que resulta negociar con ella para todo, muchas veces de forma infructuosa. Lo de la paciencia se da por hecho, pero ¿qué se hace cuando no quiere bañarse, no quiere comer, quiere subirse a los sitios más peligrosos, o corre cada vez que la llamas en dirección contraria? Supongo que son etapas pero para el que las está sufriendo son mortales. Mucho ánimo.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:26
    Permalink

    yo es q no puedo creer q haya gente q te haga estos comentarios, tan desubicados son?

    no se realmente qué aconsejarte, pero sin duda aca estamos todas para escucharte desahogarte y también reconfortarte 🙂

    un abrazo gigante

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:29
    Permalink

    No quería que creyeras que había pensado que te hacías la victima, has expresado muy bien el cansancio que te ocasiona día a día la actividad del niño, mi hija mediana también está cargada de energía y hay días que tiene más que otros, se irá controlando toda esa energía ya verás. Siento si me he explicado antes mal, no era mi intención

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:38
    Permalink

    Es muy difícil lidiar todo el día y más cuando salir a la calle parece más una pelea que un paseo.

    Has pensado en un triciclo evolutivo??? Yo llevo ahí a mi Bichito y estoy encantada. Sólo lo tengo que empujar y pesa muchísimo menos que un carro. Además como lleva sonido a ella le encanta ir subida en él hasta que llegamos al parque y se pone a jugar con el cubo y la pala. No sé, es por darte una idea.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:41
    Permalink

    Mis chicos y yo, de verdad, de verdad, la gente es la monda!!.

    Gem, me resbalan porque ya son muchos meses y muchas situaciones y ahora ya casi me da pena esta gente que se cree tan lista cuando no tiene ni idea de lo que dice, ni del daño que hace, ni de que no debería meterse en asuntos ajenos.

    madredemellizos, pues espero que me pueda apañar, porque no voy a dejar de tener otro hijo por cómo sea mi nene, así que por la cuenta que me trae, más me vale armarme de energía y más paciencia aún!

    Nuria, lo has explicado perfectamente, no puedo añadir más.

    MamáBlue!, gracias guapa.

    Cartafol, no, no!, quizá me haya expresado yo mal. No he querido decir que tu me acusaras de hacerme la víctima, para nada, lo que quería decir es que cuando una se queja así puede parecer que se está haciendo la víctima para que todos, en general, digan: "ohh, pobrecita". Entonces, quería dejar claro que no lo hago por eso, sino como un simple desahogo, y porque pienso que habrá más madres pasando por lo mismo y son cosas que normalmente no se suelen contar. Gracias guapa.

    Suu, pues lo he pensado, sí. Lo que pasa es que en las tiendas, cuando le monto en alguno, no parece que le emocione demasiado. Yo creo que él como disfruta es corriendo de un lado para otro. Tengo ganas de comprarle la típica motito pero en cuanto le montamos en una cuando vamos a las tiendas, se baja, así que no sé…

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:43
    Permalink

    yo a los comentarios (no tan bordes lo reconozco) o paso o contesto de mala manera con un corte (suelen ser viejas marisabidillas).. ya te queda poco para la piscina, no? porque no lo llevas aunque sea por tu cuenta, total para lo que enseñan en los cursillos¡¡
    a mi hijo este mes le llevaremos por nuestra cuenta porque cambiamos de centro y dia en AT y tenemos que cambir de dias en los cursillos y no hay plaza..
    le venia bien , no? se desfogan y como es en el agua no hay peligro de daño fisico

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 19:46
    Permalink

    Cuidar un bebé en plena evervescencia es una situación muy estresante. Todas hemos pasado en algún momento por lo que tú estás pasando ahora y, sabes qué? todo pasa. Ya verás. Tu niño es aún muy peque y no para quieto. Yo lo veo normal. Dicen que hay niños tranquilos (como las meigas, haberlas haylas…) pero en mi caso no fue así, desde luego. Mi hijo tampoco paraba quieto y sin embargo, ahora, es un niño muy tranquilo y modosito.
    Así que, ya sabes, paciencia que ya mejorará todo. Y para el estrés, desáhogate con nosotros.
    Por cierto, el comentario ése de tú mamá ya no te quiere me parece una pasada!

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 20:04
    Permalink

    Efectivamente, tu niño no es malo, doy fe. Es un niño, y punto. Unos niños se mueven más, otros menos. Unos niños caminan más rápido, otros más lentos. Unos niños necesitan un desgaste X y otros un desgaste Y. Pero ¿malo?, en absoluto. Los niños buenos también desgastan la paciencia de sus madres, o que pensais!!

    Ya sabes que tu hijo sigue los pasos del mío así que te puedo entender perfectamente. Para resumirlo en una frase corta podemos decir que: es agotador. Sus baterías siempre llenan necesitan un ritmo y frenesí difícil de seguir. El día se hace largo, y nosotras aparte de ocuparnos de su parte física, nos ocupamos de su parte emocional, de su alimentación, de su sueño, de nuestro hogar, de la familia y si queda algún ratín libre, de nosotras mismas. Es durillo sí.

    Lo bueno, pues que llega el buen tiempo y que poco a poco él irá adquiriendo mayor habilidad psicomotriz (si cabe), y eso ayudará.

    Solo puedo desearte ánimo hija mía, y la promesa de que se te va a poner un culo divino 😉

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 20:36
    Permalink

    Los pensamientos esos de los que después uno se arrepiente los tenemos todos, yo en mas de una ocasión he deseado que mi hija fuera un poco mas "seta" aunque después me encante lo despierta y viva que es. Bebito esta descubriendo el mundo, es un niño súper activo y le encanta explorar, esta en esa edad y aunque vaya a acabar con la salud de su madre (Jejejeje) sabes que es bueno que sea así. Por cierto, siempre me ha encantado Bam Bam así que Bebito tiene que ser un autentico crack!! Un besazo y animo mujer y la paciencia que estas descubriendo que tienes y no lo sabias!!!???

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 20:58
    Permalink

    Supongo que todas tenemos que pasar por estos dias y a veces cuando yo he dicho que mi niña es muy traviesa hay gente compresiva que me dice que eso es que está sana que lo preocupante seria alreves.
    Y eso si a veces lo malo no es comportamiento del niño sino los comentarios de la gente de alrededor.
    Si la gente supiera lo que pienso de ellos cuando mi niña está en pleno cabreo con razón o sin y me dicen a esta niña lo que hace falta es un hermanito, o es que está muy consetida ( que puede ser verdad pero no es lo que necesita escuchar una en esos momentos )quizás medirian sus palabras.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 21:05
    Permalink

    Yo a veces no sé ni de dónde saco paciencia para mi bebito, y eso que él trastea lo normal para la edad que tiene. Luego cuando se duerme a la noche lo echo de menos, y hasta me siento culpable de agobiarme. Tu peque es un encanto, solo que es un poco más movido que otros y necesita más espacio y cosas que hacer para canalizar tanta energía. Ahí en Baby Deli lo pasó genial pudiendo andar de un lado para otro sin limitaciones. Un besote y ánimo que nada es eterno!

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 21:24
    Permalink

    yo a veces tengo la certeza de q no voy a llegar a vieja para ver cómo se asientan, van a acabar conmigo antes, un beso guapa y míra el vaso medio lleno: toda esa energía es señal de salud y buen humor.

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 22:48
    Permalink

    Mi bebita sólo tiene cuatro meses, pero muchas noches llego a la cama completamente derrotada, con esa sensación de que no te queda ni una rayita más de energía… Y eso que parece que ha salido buena, pero las pocas veces que le da por llorar parece que se va a acabar el mundo!

    También me siento luego culpable por pensamientos del tipo "esto es inaguantable". Cuando me sonríe se me cae el alma a los pies por pensar esas cosas, jeje

    Ánimo y que sea corta esta etapa!

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 23:42
    Permalink

    Ya sabes como te comprendo, yo aun lo sufro con julito. Sabes lo peor, que la fuerza de julito la sentarle en el carro a veces supera la mia, y ni llorando puedo sentarle¡¡¡

    Respuesta
  • el 22/02/2011 a las 23:43
    Permalink

    La verdad qeu te entiendo. No tengo queja de mis tortuguitas, tienen un caracter super bueno, pero las dos entre los 2 y 3 años tuvieron su epoca de rabietas, me las montaban en cualquier sitio, intentando conseguir lo que ellas querian. Y luego de momento se pasaron, por eso pienso que todo son etapas del crecimiento. Paciencia que todo pasará.

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 0:27
    Permalink

    No te sientas mal por esos pensamientos, creo que todas los hemos tenido alguna vez y si alguna me dice que no no me lo voy a creer, yo paso por días muy malos y ni siquiera se puede escapar todavía!!
    Animo que mañana será otro día.

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 2:28
    Permalink

    Te entiendo mucho, no sabes cuanto. El mío es muy parecido, va de la mano, pero como se empeñe en ir a algun sitio, se sienta en el suelo, esté limpio, sucio, mojado..etc..así que ahí me ves levantando una pesa de unos 12 kg a peso muerto…ufff…le cojo en brazos y si llora es lo que hay…claro que el carro tambien lo llevo de adorno, igual.

    No ven los peligros, y alli que van corriendo a todos lados. yo eso lo controlo yendo a un parque de esos que tienen el suelo de goma, no hay ninguno por tu zona? ademas suelen ser cerrados, y así corre pero le tienes mas controlado porque no puede salir. Cuando terminamos del parque al carro. Como suele estar cansado no protesta.

    Respecto a los comentarios, es facil decir que te resbale, pero si te pillan floja, con dudas, etc…todo afecta. Y que el niño te haga pensar barbaridades también lo entiendo. Yo hay veces que pienso que soy una supermamá por la paciencia que tengo, jajajaja

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 11:02
    Permalink

    Te entiendo perfectamente esos sentimientos inconfesables que te vienen a la cabeza, a mi me pasa.
    Hay épocas muy duras y esa es una, dentro de nada empezarás a notar la diferencia a mejor, y será un placer ir a la calle, yo ahora tengo que correr de su mano todo el camino, quiere correr y esconderse en los portales. Que te voy a decir que no sepas.

    Esa paciencia que teniamos de serie y se ha activado ahora, que bien.

    Mami Poppins

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 12:18
    Permalink

    Una cosa que se me ocurre para que hagas en casa, que es donde tienes posibilidad de controlar los rincones y tal, es poner a resguardo todo lo que pueda ser peligroso para el niño o pueda tirar/romper, que queden solo los muebles lo más vacíos posibles en la parte externa y los cables los puedes poner todos juntos en una especie de barra plástica que venden que los unifica a todos y así es menos atractivo y peligroso para los peques. Yo con este método lo puedo dejar suelto al mío y no tengo que estar detrás de él todo el tiempo temiendo que coja algo, se lo coma, lo rompa, etc. No sé si me explico, sería reacondicionar el salón o donde él esté para que se vuelva lo menos peligroso posible y tú y el peque puedan estar tranquilos. Besos

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 12:25
    Permalink

    Que requeteborde que son algunas personas…David es similar a tu peque y tambien me encuentro con comentarios de esos todos los dias. Pero, como tu, he aprendido a ignorarlos.

    Te entiendo muy bien, a veces los paseos o ir de compras resulta agotador…

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 12:45
    Permalink

    Mi hijo va a la guarde y hace lo mismo que el tuyo! Pasa de la gente . Opino que los niños tienen que experimentar para poder andar solitos por la calle! O si no vamos a llevarles en silla hasta los 30!!A veces me planteo ponerle una correa..

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 13:37
    Permalink

    Es una prueba constante. Y ya te digo que la guardería no es la solución, porque mira el mío va a la guardería y allí normalmente es el Santo Job, bueno algún día rebelde pero en general se porta genial. Y en cuanto salimos y pasa la tarde conmigo a la guerra. Lo peor es que ahora pesa casi 20 kg y tiene una fuerza brutal por lo que lo de sentarle en el carro en contra voluntad es imposible. Así que muchas veces me toca dejarlo pataleando en el suelo en medio de la calle a una distancia prudencial y con la gente flipando con lo "mala madre" que soy.

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 14:13
    Permalink

    Ains! si es que a veces es mejor no salir de casa…

    Ánimo porque esas cosas son el pan nuestro de cada día.
    Lo de que los comentarios nos los pasemos por el arco del triunfo, pues bueno al final es a lo que se acostumbra una, pero es verdad que hay veces que una tiene el día tonto y se pone más fácil lo de que se despierte la cólera de dios.

    En fin, que como dices tú, menos mal que podemos darnos una vuelta por la "2ª realidad" y desahogarnos placidamente.

    Un besazo.

    Respuesta
  • el 23/02/2011 a las 17:12
    Permalink

    Brujilla, la actividad en el agua está muy bien, a mi nene le vendría estupendamente, seguro.

    Laky, si mi hijo terminara siendo con el suyo, sería para estar muy muy contenta porque tu cuentas maravillas. No sé, la verdad, me pillas un poco baja de fuerzas.

    Belén, tu le conoces, ya sabes como es, tiene una batería de alta capacidad jajajaja. El culo no sé, pero los brazos los tengo ya musculosos jajajaja

    María, yo miro a los "seta" y suspiro algunas veces! jajaja. Yo me alegro de que tenga tantas ganas de explorar, que es algo que algunos bebés no tienen, pero oye, todo con cierta mesura, nio?. Gracias por tus palabras.

    Nieves, ¿por qué crees tu que la gente dice esas cosas?. Yo todavia no lo tengo claro.

    Adry, en Baby Deli mi hijo se lo pasa pipa, porque tiene todo lo que necesita, pero, claro, en la calle no puede ser igual!.

    Porfinyomisma, jajajaja, por lo menos te lo tomas con humor!!

    Eureka, estoy de acuerdo contigo.

    Mamádejulio, sí, cuando se ponen tiesos no hay quien les siente!

    Irene, muchas gracias, guapa.

    Lamamadeunabruja, muchísimas gracias, es que el día a día es duro para muchas, muchas veces me acuerdo de vosotras un monton!.

    Supermamá, qué me vas a contar!!!. Pues parques con suelo de goma no conozco ninguno. Había uno, pero lo quitaron. Los comentarios ya me resbalan bastante porque estoy muy echa a ellos, son ya casi 17 meses (más gran parte del embarazo) escuchándolos.

    Elena, es curioso porque esta es, a la vez, la etapa más bonita y también una de las más duras.

    Adry, sí, hija, si eso ya lo he hecho, en la medida de lo posible, si no, ya se habría abierto la cabeza!!.

    Ana, aisssss

    Etiketa, yo lo de la correa lo he pensado, pero se tiraría al suelo.

    Arual, sí, meterle en el carro por la fuerza dentro de poco será imposible. La verdad es que a veces nos ponen en unas tesituras muy complicadas…

    La teta reina, qué razón llevas!.

    Respuesta
  • el 25/02/2011 a las 23:47
    Permalink

    ¿De verdad la gente te dice esas cosas? ¡Qué majos! Seguro que piensan que así te ayudan 🙁

    Respuesta
  • el 27/02/2011 a las 1:56
    Permalink

    Camaleona, pues sí, me dicen un montón de cosas, ¡no cuento ni la mitad!. No creo que lo hagan por ayudar jaja, creo que lo hacen porque hay mucha gente que siempre tiene algo que decir, aun cuando sería mejor no decir nada!.

    Respuesta
  • el 27/02/2011 a las 23:36
    Permalink

    Creo que todas las madres tenemos esos pensamientos en algún momento… Y todos, pero todos los niños tienen algún momento en el que se portan mal… La que te diga lo contrario o te miente, o se miente a sí misma. Yo he visto a gente que sus hijos se portan fatal, pero fatal ir por ahí diciendo que su niño es buenísimo (pasión de madre) y también he visto a niños que son unos benditos y a su madre quejándose a la menor trastada que hace el peque (si son niños por Dios!). Así que todo es subjetivo. Pero que todas las madres tenemos momentos en los que estamos agotadas y hartas, de eso te puedo dar fe.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com