Yo no quería, lo prometo. Que eso de aparcar al niño delante del televisor me parece horrible y cuanto más pequeño, más terrible me parece.

Pero me dió por probar con Baby Einstein First Moves y ¡el gordito fue abducido por el televisor!. Con semejante arma en mi poder es difícil resistir la tentación cuando llevas tres días seguidos sin que se eche una siesta de más de 20 minutos en todo el día, que hasta al baño tienes que ir acompañada.
Que conste que yo no os he dicho que es cierto todo lo que cuentan del poder de atracción de estos vídeos…shhhhh…