Autor: Mamá (contra) corriente

¡Cómo me gusta su olor!

Cada vez disfruto más levantando a mi bebé por la mañana. Cuando le doy los buenos días y sonríe feliz, agitando las manos y los pies, me siento llena. Entonces le cojo y le achucho, le estrujo (él se deja hacer cada vez más) y le aspiro. Huelo su olorcito a leche y a babas, a pañal, a vainilla, el aroma de su cabecita… Y estoy así un rato, dándole besitos en el cuello y en la nuca, olfateándole todo lo que puedo, hasta que se cansa de tanto achuchón y me pide que lo suelte. Esto de ser madre tiene un punto animal. Me siento como una perra olfateando a su cachorro. Le reconocería por el olor a la legua. Me encanta su olor, lo metería en un frasco y lo guardaría para siempre, para que no se...

Leer más

¿Es mi niño el más guapo?

Una persona que conozco me comentó que tuvo un parto bastante traumático y, consecuencia de él, su bebé nació con la carita bastante deformada e hinchada. Según me decía, ella no sintío ese amor cegador que hace ver guapos a todos los bebés propios, sino que pensó que era bastante feo. Y su marido estuvo de acuerdo. Afortundamente, ese tipo de fealdad se arregla con el paso de las semanas porque es simplemente debida al esfuerzo del parto.  Pero, seamos sinceros, sí que hay bebés y niños feos. No se lo vamos a decir a sus padres, pero todos hemos pensado en más de una ocasión: vaya bebé (o niño) más horroroso. Yo lo pienso cada vez que abro la revista Ser Padres por la sección esa donde publican fotos de niños recién nacidos. Hay veces que pienso: ¿no sentirán sus padres vergüenza de haber mandado esas fotos tan poco favorecedoras?, ¡yo les mataría cuando fuera mayor y me viera en esa foto publicada a la vista de todo el mundo!. Digo yo que una cosa es el amor inmenso que se siente hacia un hijo nada más verle, ¡y otra es estar ciego!. Estando embarazada, mi amiga MLD y yo comentábamos que no nos gustan nada los recién nacidos con mucho pelito ni muy morenos (cuestión de gustos) y que esperábamos que los nuestros no salieran así porque...

Leer más

Tiendas online de artículos para bebés

Soy muy aficionada a comprar por Internet porque encuentro mejores precios, me aprovecho de los gastos de envío gratuitos siempre que puedo y lo recibo cómodamente en mi casa, se pueden encontrar ofertas distintas de las tiendas físicas y, además, es posible encontrar productos y marcas a las que no se tiene acceso en el circuito habitual de tiendas. El tema de los bebés no podía ser menos y hoy día hay muchísimas tiendas online. Así que os cuento mi experiencia en este campo, por si os puede servir de provecho. PARAFARMACIAS Han sido mi gran descubrimiento. En el master estudié cuán rentable puede llegar a ser una farmacia a costa, simplemente, de la venta de productos de parafarmacia. Y es que cada farmacia fija el precio que le da la gana y como no tienen competencia y, además, el aval “de farmacia” parece que vende mucho, suelen cometer unos abusos tremendos. No hay más que ver las diferencias que suelen encontrarse entre productos de parafarmacia de un sitio a otro. Así que no me extrañó nada encontrar en Internet un montón de parafarmacias que venden sus productos a un precio bastante inferior al de cualquier farmacia o parafarmacia “de calle”. ¿Qué podemos comprar aquí para bebés?. Absolutamente de todo: biberones, tetinas, chupetes, cremas de todo tipo, gel para el baño, champú, apósitos, gasas, sacaleches, esterilizadores…Pero el producto estrella,...

Leer más

Por qué no nos fue bien con la lactancia materna

Mi amiga Naia me ha pedido que cuente mi experiencia con la lactancia materna y la artificial, porque cree que puede servir de ayuda para madres que están sufriendo innecesariamente. Estaba convencida de que ya había hablado del tema, pero releyendo entradas anteriores veo que he tratado el tema sólo de manera superficial. Cuando mi bebé nació, ya sabeis que por cesárea, se lo llevaron dos horas al nido, a una cuna térmica, porque la pediatra decía que estaba un poco frío, algo que según ella es habitual en bebés nacidos por cesárea. En cuanto me lo trajeron a la habitación me lo puse al pecho, pero no hubo forma. No abría la boca. Daba igual que le echáramos agua fría en la carita para que se despertara, que le diéramos toquecitos en las mejillas, que le hiciéramos cosquillas en los pies…No quería comer, sólo quería dormir. Ahora entiendo que, simplemente, no tenía hambre. De hecho, ya en las primeras horas demostró su carácter y cuánto más insistíamos en que se cogiera a la teta, más se cabreaba. Incluso llamamos a varias enfermeras para que me ayudaran, a ver si lo estaba haciendo mal. Pero ninguna consiguió que se enganchara al pecho y mamara sin protestar (y sin hacerme un destrozo). Aguantamos así todo el viernes (nació por la mañana) y todo el sábado. En dos días perdió ese...

Leer más

La maleta para la clínica

Nunca pensé que mi experiencia pudiera ser útil y que acabaría contándola en mi propio blog, ¡Qué ilusión!.  Como algunas personas me habeis dicho que puede ser interesante, voy a contaros mi experiencia con la maleta para ir a la clínica a dar a luz. No os puedo hablar de lo necesario en un hospital público, porque no ha sido mi caso, pero sí tengo claro que si dais a luz en uno de ellos, necesitareis la mitad de las cosas de mi lista porque os las darán allí. De todas formas, en las clínicas privadas hay muchas diferencias...

Leer más

Búsqueda personalizada

Últimos Tweets