El año pasado, en marzo, escribía esto sobre la astenia. 
Hoy podría limitarme a hacer copia y pega porque estoy igual, solo que unas semanas antes (es lo que tiene haber tenido buen tiempo en febrero). Estoy cansadísima, tengo muchísimo sueño, no descanso por más horas que duermo, me duele la cabeza horrores, siento cierta angustia existencial, me pica la nariz y la garganta, he empeorado del asma y no tengo ganas de ná. Clarísimo diagnóstico.
¡Y todas las santas primaveras lo mismo! (excepto la del embarazo del nene, curiosamente).
Como dije el año pasado, qué bonita es la primavera… para el que le guste.