Apego, vínculo y lactancia

Como mamá que ha dado biberón, siempre he rebatido a quienes insistían en la peculiaridad del vínculo que se creaba a través de la lactancia materna.

El estar viviendo ahora una lactancia materna exclusiva absolutamente feliz me hace pensar mucho sobre este tema, pues siempre estoy abierta a cambiar de opinión y, si es necesario, rectificar.

Por vínculo entiendo la relación especial que existe entre un hijo y su madre, el entenderse con la mirada, el amor incondicional, el estar el uno por el otro hasta la médula…

Y, entendido así, sigo creyendo que no existen diferencias entre los alimentados de una forma y los alimentados de otra. Desde luego que la lactancia materna es un momento increíblemente especial, íntimo, del que casi noto que saltan chispas. Es una conexión que lamentablemente no existe con el biberón ni podrá existir nunca pero desde mi punto de vista no lo es todo.

Para mi, maternar es un conjunto inmenso de situaciones cotidianas, unas muy relevantes y otras más banales, desde cómo atiendes a tu hijo por las noches cuando se despierta hasta las caricias que das a tu bebé, el amor con el que le cambias el pañal, la suavidad con la que le hablas mientras le cambias de ropa… Y esto hace que el resultado final del vínculo pueda ser maravilloso en una mamá que no lacta y una auténtica patata en una mamá que lacta pero que a continuación no vuelve a conectar con su hijo hasta la siguiente toma.

Dicho esto, sí tengo que resaltar que he notado una diferencia importante entre mis dos hijos en cuanto a su apego hacia mi, al menos en este periodo que vivo ahora de sus primeros meses de lactantes.

Mi hijo mayor se consolaba igual en mis brazos que en los brazos de su padre o en los de cualquier otra persona. Necesitaba afecto, como todos los bebés, pero lo importante no era tanto de quién sino cómo.

En cambio, mi hijo pequeño sólo quiere estar conmigo. Eso no significa que no quiera pasar un rato en brazos de su padre o de sus abuelos, pero para estar a gustito con ellos y sonreirles necesita tener todas sus necesidades cubiertas previamente conmigo.

Al menos en mi caso, sí creo que la lactancia materna influye en la forma en la que el apego entre nosotros se está desarrollando. Bebé sabe que soy su madre y que soy distinta a los demás porque yo puedo amamantarle, porque mi pecho es más que alimentación: es consuelo, refugio, tranquilidad… Por eso, ante cualquier necesidad de mimos, dormirse, gases que le molestan, estrés ambiental demasiado fuerte, quiere refugiarse en mi y no en los demás.

¿Habéis tenido una experiencia similar? ¿Creéis que mi teoría está bien encaminada o es casualidad?. Me encantaría que me contárais.

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

62 comentarios sobre “Apego, vínculo y lactancia

  • el 26/06/2012 a las 17:33
    Permalink

    Creo que ese apego no depende del pecho, sino del tiempo que amamantar implica. La clave es el cariño, la atención y el tiempo. A parte de que amamantar sea especial, se puede conseguir también de otra manera ese vinculo especial. Yo di al Primerro lactancia mixta, y a la segunda LME hasta q volví al trabajo. Luego biberón. Los dos me buscan a mi para los ejemplos q mencionas: consuelo, dormir, etc
    En lo q si estoy de acuerdo es en q dar el pecho es algo muy especial.

    Respuesta
    • el 26/06/2012 a las 20:29
      Permalink

      Gracias por compartir tu experiencia, muy interesante!

      Respuesta
  • el 26/06/2012 a las 17:55
    Permalink

    No puedo opinar por experiencia pero lo que expones tiene toda su lógica…..Tengo una amiga que su bebé tiene ahora 3 meses y hace poco estuvimos una tarde con ellos, en un momento dado su hija empezó a quejarse un poquito…estaba en el cuco, pedí permiso y pregunté si podía cogerla….lo hice…no se calmaba, su madre estaba en ese momento atendiendo a la hermana mayor, así que me la cogió el padre…..
    -Si, si, lo siento, cógela tú que seguro que la calmas….
    El me contestó….
    -no, no lo creo….la única que la calma realmente es su madre…..

    Yo intentaré alimentar a mi hijo con lactancia materna pero también tengo muy claro que si por cualquier motivo no pudiera ser, intentaré no vivirlo como un fracaso.

    Respuesta
    • el 26/06/2012 a las 20:28
      Permalink

      Yo fracasé la primera vez pero no lo viví como un fracaso, sino como una circunstancia no deseada. Como te he dicho antes con lo del mioma, la vida a veces nos coloca en situaciones que no queríamos en un principio.

      Respuesta
  • el 26/06/2012 a las 18:25
    Permalink

    Yo creo que tienes razón, es verdad que a mi hija solo consigo calmarla yo, ahora menos porque es mas mayor y “se la olvida” lo que la pasa con otras cosas que va viendo por ahí, pero al principio no la dejaba ni 5 minutos con nadie porque temía que llorara y no pudieran calmarla, el “y si llora?” fue mi trending topic los primeros meses.
    Es verdad que esto refuerza el vínculo, pero también depende de las madres, de si son tan preocupadizas como yo o confían mas en que el bebé no va a llorar, y como oí a una madre, “y si llora ya se calmará con alguien, o cuando yo venga”, asique el vínculo como tu dices creo que son muchas cosas, no sólo la lactancia 🙂

    Respuesta
    • el 26/06/2012 a las 20:21
      Permalink

      Bueno, en mi caso estoy bastante relajada, más con el segundo, pero es un hecho que con quien se calma es conmigo, ya me gustaría a mi que su padre me pudiera hacer un relevo muchas veces! jaja

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 3:19
    Permalink

    Solo puedo hablarte como madre que ha amamantado, pero te diré que nuestro vínculo fue exactamente como lo describes tu con Bebé. Y ese vínculo creado en esos primeros tiempos fue a más incluso ya sin pecho.

    Eso no quiere decir que una madre que da el biberón a su bebé no sienta un apego inmenso, un vínculo mágico. ¡Faltaría más! ¡Es su bebé y lo ama!

    Pero quizá la lactancia te da esa chispa de magia añadida (fruto también de la oxitocina -la hormona del amor-), esa “necesidad” especial del bebé hacia ti y solo hacia ti.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:15
      Permalink

      Hay algo ahí, una chispa, una conexión… es muy hermoso, muy grande.

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 5:46
    Permalink

    Hola,

    Creo que es la vez que he leído a alguien comparar de fomar más correcta y, sobretodo, más respetuosa, la lactancia materna y el biberón. Creo que tu punto de vista es muy acertado en todo.

    Me alegra que estés disfrutando de la lactancia esta vez.

    Besos

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:14
      Permalink

      Tengo la suerte de poder decir que he vivido ambas situaciones con felicidad. Acepté el fracaso de la lactancia del mayor con toda la naturalidad que pude, entendiendo que hay cosas que a veces se nos escapan de las manos sin que en ese momento sepamos qué hacer para cambiar su rumbo, y ahora estoy disfrutando enormemente la lactancia materna exclusiva. Esta segunda experiencia me hace ver que, sí, como me imaginaba, algo me perdí con el mayor, que la lactancia materna tiene “un algo” que nunca podrá tener la lactancia artificial, pero igualmente lo encajo con una sonrisa, no me siento mal, ojalá hubiera sido de otra forma pero fue como fue, afortunadamente he maternado al mayor con todo mi corazón y entrega y, vaya, creo que no ha salido mal!!!

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 6:10
    Permalink

    Pues la verdad nunca me había parado a pensar en el vínculo que se crea o no dando el pecho, más que nada porque dar el pecho a mellizos es una tarea titánica que solo pude desempeñar hasta los 3 meses.
    Hice lactancia mixta recomendad en el hospital e intenté mantenerla el máximo tiempo posible, pero la niña nunca se cogió bien… vamos que al final siempre tenía al niño (con menos peso y más pachucho) cogido al pecho y ella más de biberón (la mayoría de las veces con mi leche).
    Si notaba al principio que él estaba más apegado a mi, él siempre me ha buscado más y ha sido mucho más mimoso, de hecho siempre lo veías pegado a mi… ella más independiente, pero ahora con 18 meses puedo decir que tengo el mismo vínculo con ambos, de hecho es la niña la que más pegada está a mi ahora mismo.
    Dar el pecho es una experiencia maravillosa y creo que desde ahí parte una relación o vínculo maravilloso entre madre e hijo, pero no debe serlo todo o almenos no debería porque entonces ¿que pasa con todas esas mujeeres que no pueden dar el pecho?
    Mis hijos son fruto de ovodonación y el miedo de toda madre receptora de ovocitos es que no se cree un vínculo con sus hijos por el simple hecho de no llevar tus genes, eso hace que muchas mujeres tengan el temor no de no saber querer a sus hijos o no sentirlos suyos… creo que para mi fué maravilloso el verlos y empezar a sentirlos míos, darles el pecho a sido mi mejor regalo y la forma de darles algo de mi (ya que la parte genética queda descartada)… mirarles y que me miraran mientras les daba el pecho hizo que sintiera que eran trocitos de mi a los que querría siempre independientemente de la sangre.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:12
      Permalink

      Uff, me ha encantado leerte, qué gran regalo, desde luego, qué emocionante!

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 6:15
    Permalink

    Hola,
    Desde luego, qué bien escribes, hija, y cómo apuntaban por aquí, qué respetuosa tu forma de abordarlo, me encanta.
    Yo tengo una experiencia muy parecida a la tuya con mis mellizos. Intenté lactancia mixta, pero al mes, uno de ellos ya no quiso biberón, de ninguna manera, y el otro, al ser más pequeño, no succionaba bien, así que casi todo fue biberón.
    El apego del que tomó teta fue como el que describes con Bebé, no se calmaba más que conmigo y me miraba con una cara de enamoramiento que no veas.
    Con mi otro peque, aunque la mayoría de las veces le daba yo misma el bibe y se ponía todos los días un rato al pecho, no era lo mismo, se iba más con “cualquiera” y a mí me hacía sufrir esta diferencia.
    A los 5 meses conseguí relactarle, ya era mayorcito y mamaba estupendamente, y seguimos con LM más AC aún ahora, que tienen 16 meses, el biberón lo olvidamos hace casi un año. Y noté un cambio espectacular, ahora los dos están muy apegados conmigo, incluso más el “relactado”.
    Mi conclusión es como la tuya, sin juicios, es mi experiencia y estoy muy contenta de haberle podido dar y seguir dándoles a los dos esa clase de apego, es exigente, pero muy bonito.
    Si no hubiera podido relactar al peque, pues no hubiera pasado nada, y estoy segura de que a la larga no hubiera influido en nuestro vínculo, pero nos hubiéramos perdido esto tan bonito que estamos viviendo.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:12
      Permalink

      Gracias, Cristina, me alegra que te haya gustado, es lo que siento, y eso que creo que se me quedan cortas las palabras, que no puedo escribir con total precisión lo que siento. Muchas gracias por compartir tu experiencia, me parece admirable, qué valientes sois…

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 6:19
    Permalink

    Mismellis, nos hemos puesto de acuerdo para escribir a la vez dos mamás de mellizos, jeje.
    Decirte que al principio la lactancia con mellizos desde luego es una tarea titánica, y que si yo pude hacerlo con éxito con los dos (sobre todo a partir de los 5 meses del peque) fue porque yo tenía ayuda en casa siempre, por las mañanas la chica con la que ahora están en casa mientras yo trabajo, y por las tardes con su padre, si no… no hubiera podido o me hubiera vuelto loca, una de dos.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 10:56
      Permalink

      Cristina tener ayuda en casa con mellizos es vital… yo no la he tenido… nuestra familia vive lejos de nosotros y económicamente trabajando uno no podíamos permitirnos contratar a nadie asique yo solita todo el día con mis peques… por eso el agotamiento me venció y no pude sobrevivir más de 3 meses dando pecho… asique todas las que continuaís con la lactancia y dos bebés me pareceís unas valientes…

      Respuesta
      • el 27/06/2012 a las 12:07
        Permalink

        Tener dos bebés al mismo tiempo debe ser muy duro, sobre todo por momentos en los que ambos lloran al mismo tiempo, si no tienes quien te ayude, ¡qué complicado!. Yo en ese caso, dos bebés a la vez y sin ayuda, ni siquiera sé si hubiera intentando dar el pecho, no sé si hubiera sido tan fuerte como tú.

        Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:11
      Permalink

      Para mi tiene un mérito increíble ya desde el primer día, con lo nerviosa que soy yo, alimentar al pecho a los dos a la vez, no sé si lo hubiera intentado, sois muy valientes.

      Respuesta
      • el 27/06/2012 a las 12:18
        Permalink

        Con el tiempo se convierte en algo cada vez más bonito… ahora que van a cumplir 16 meses y siguen mamando, mientras lo hacen se cogen de la mano… bueno, o se meten el dedo en el ojo, se ríen, se turnan para darme un beso una vez cada uno… al principio es muy duro y luego es lo mejor del mundo. Pero como digo, los primeros meses con ayuda, si no, no hubiera podido.

        Respuesta
        • el 27/06/2012 a las 12:20
          Permalink

          Pues ole por esa ayuda y por haber continuado ahí al pie del cañón. Tiene que ser precioso, yo estoy deseando llegar a una fase así, porque esta fase más o menos la conozco, pero no me imagino cómo puede ser cuando un bebé ya de una cierta edad, más consciente, disfruta tanto al pecho. Aisss, qué preciosidad!!!

          Respuesta
          • el 27/06/2012 a las 12:33
            Permalink

            Yo cuando más empecé a disfrutarlo fue a partir de los 4 meses, que es menos exigente, ellos ya saben mamar en cualquier postura, y tú ya no tienes ninguna molestia. Ya nos lo contarás! 🙂

          • el 27/06/2012 a las 12:43
            Permalink

            De verdad que no me lo imagino…

  • el 27/06/2012 a las 6:35
    Permalink

    Hablamos una vez hace tiempo a raiz de uno de mis posts. Veo que has cambiado un poco la via de opinión. Y estoy muy de acuerdo contigo.

    No tiene porque ser distinto cuando das un biberón pero es que la teta es mucha teta, es como tu dices algo mágico, ese don de la madre naturaleza…

    Hace tiempo en una charla con un famoso pediatra nos dijo que en el hospital donde el trabajaba procuraban recomendar un apego extra a las mamas que dan el biberón porque ese apego más físico, más animal que sale natural cuando das la teta cambia un poquito con el biberón. Pero claro, si una se lo propone pues lo consigue casi casi de la misma manera. Pero eso si. No soporto la imagen (desgraciadamente muy habitaual) de la madre dando el biberon a un bebe y mirando para otro lado o dandolo a un bebe echado en una cuna o en su sillita, sin nisiquiera cogerlo en brazos, y ya los inventos para que el bebé tome el biberón solo….

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 10:59
      Permalink

      Estoy de acuerdo contigo en lo de dar el biberón mirando a otro lado o pendiente de otra cosa, no es lo idóneo, pero no puedo evitar estar en desacuerdo con el tema “inventos para que tomen el bibe solos” en mi caso con mellizos ese tipo de inventos me han servido para poder dar a uno, mientras el otro lo tomaba solo cuando lloraban a la vez… no hay nada más angustiante que oir llorar a uno de hambre y tú estar amamantando al otro… es horrible. Asique tube que idear un “invento” en caso de emergencia y solo lo usaba cuando coincidían los dos con hambre al mismo tiempo, teniendo en cuenta que me pasaba el día yo sola con los dos sin ninguna ayuda ese invento me salvó la vida, aunque me hacía sentir una madre horrible…

      Respuesta
      • el 27/06/2012 a las 12:06
        Permalink

        Debe ser terrible, qué estrés! Es como cuando el niño va llorando en el coche y no hay nada que puedas hacer porque ni siquiera puedes parar…

        Respuesta
        • el 27/06/2012 a las 15:42
          Permalink

          ¿Qué haríamos las madres múltiples sin nuestras queridas hamacas en caso de emergencias?

          Respuesta
      • el 27/06/2012 a las 12:16
        Permalink

        Mismellis, te entiendo perfectamente, yo alguna vez me he visto sola con los dos llorando de hambre a la vez y he tenido que estar con uno a la teta y el otro en una hamaca con el bibe, como se ha podido. Estar sóla con bebés de la misma edad es muy difícil y te tienes que apañar como puedes, sólo lo sabe quien lo ha vivido!

        Respuesta
        • el 27/06/2012 a las 12:18
          Permalink

          Me imagino lo duro que tiene que ser. A veces me he visto aquí con el pequeño en la teta y el otro reclamándome, yo sola, y uffffffff qué nivel de estrés, tener que agacharme y hacer movimientos bruscos para atender al mayor sin soltar al menor de la teta o incluso tener que soltarle por la fuerza y dejarle llorando para atender al otro… muy duro, ya os digo que para mi sois unas campeonas!

          Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:11
      Permalink

      Me resulta difícil describir con palabras lo que siento, es como si dar el pecho fuera “un plus”, algo adicional que es enormemente atrayente, que conecta mucho…

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 7:05
    Permalink

    Yo he vivido las dos experiencias con mis hijos, el mayor una lactancia mixta que acabo siendo biberón y el segundo exclusivamente pecho y me ha pasado EXACTAMENTE lo que describes.

    Pero aquí quiero defender que una madre quiere mucho a su hijo dándole el pecho o un biberón, el vínculo que se forma con tu hijo puede ser diferente en una etapa de su vida, pero quieres a tus hijos mas que cualquier cosa les haya dado el pecho o no, esto es así. Aunque tengo que decir que me ha encanto amamantar a mi pequeño y lo recomiendo 100%.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:10
      Permalink

      Suscribo totalmente tu comentario.

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 7:13
    Permalink

    Hola Mamas,
    en primer lugar te felicito por explicar con palabras tan claras y emocionantes las diferencias entre los dos tipos de lactancia.
    Está claro que las mamás que dan biberon quieren a sus pequeños, esto nadie lo duda, pero la lactancia materna, al ser “natural” activa las hormonas, como bien dice mamá sin complejos.
    Los niños criados con leche materna SÓLO se calman el los brazos de su madre, se sienten seguro, personalmente pienso que sea un tema de olor , los niños muy pequeños no ven bien, los sonidos los fastidian, pero el olfacto lo tienen muy desarrollado, en los brazos de su madre “huelen” a comida y se tranquilizan, saben que su alimento está allí y están tranquilos.
    Con mis hijos fue igual, hasta los 3-4 meses no aceptaron estar en brazos de nadie … luego empezaron a quierer descubrir el mundo y lo hicieron de forma positiva porque los primeros meses fueron muy maternados (y respetados).
    Te felicito por tus hijos y por tu lactancia materna 🙂
    Besos

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:09
      Permalink

      Muchas gracias Lily. Creo que es una cuestión de naturaleza, pura y dura. Mi hijo mayor apenas mamaba por lo que probablemente desconocía ese olor, además de que para él el pecho era una lucha, todo menos un lugar donde refugiarse.

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 8:03
    Permalink

    Yo sólo he tenido un hijo y sí le dí el pecho así que mi experiencia está limitada. Pero estoy con Lily en el tema del olfato. Es el más primitivo de los sentidos y de los que más perduran en la memoria.

    El olor de mamá y su leche es un poderosísimo gancho que crea unos vínculos únicos y especiales. Lo primero que huele un bebé cuando llega al mundo es a su madre. Y de hecho cuando das a luz y te ponen al bebé encima es justamente para eso, para que te identifique como madre como primera “tarea” en su vida. Se crea una huella en la memoria del bebé que se refuerza cada vez que le das de mamar. El bebé asocia ese olor como ser alimentado, cuidado, querido y protegido.

    Y cuando una madre amamanta a su bebé produce endorfinas, lo que implica esa sensación de bienestar y paz que sentimos al dar de mamar.

    Imagínate si es poderoso ese vínculo.

    Un beso y disfruta de ello¡

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:08
      Permalink

      Yo no me lo imaginaba así, pero lo noto muy fuerte y me parece increíble.

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 8:57
    Permalink

    Totalmente de acuerdo con el desagrado ante la imagen que describe Mother Goose de dar el biberón de cualquier manera.Yo tampoco lo entiendo.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:08
      Permalink

      Yo creo que es porque al final se convierte en un acto mecánico al que no se da gran importancia. De todas formas, hay que ver cada caso y cada situación, al fin y al cabo, cuando das el pecho, creo que la mayoría de las mamis en algunas tomas estamos viendo la tele, o usando el móvil o charlando con alguien, se puede hacer dos cosas a la vez, ¿no?.

      Respuesta
      • el 27/06/2012 a las 12:14
        Permalink

        O leyendo “Un regalo para toda la vida”, como yo, jeje.
        De todas maneras es curioso, cuando daba de mamar a mi grandote, creo que me distraía más (leyendo o hablando) que cuando daba el bibe a mi chiquitín, que siempre lo hacía mirándole a los ojos y totalmente concentrada, quizá inconscientemente le quería compensar.

        Respuesta
        • el 27/06/2012 a las 12:17
          Permalink

          Exacto. De hecho, he releído ese libro tres veces mientras daba el pecho, que son horas y horas y horas! jaja

          Y estoy totalmente de acuerdo con esto último que comentas. Creo que es porque al dar el biberón tienes que conectar de otra forma, yo le miraba a los ojos y le acariciaba la carita y le apretaba fuerte, con el pequeño, pues desde el momento en que le sostienes y succiona tu pecho, ahí ya estais físicamente conectados, y me atrevería a decir que espiritualmente también.

          Respuesta
          • el 27/06/2012 a las 12:56
            Permalink

            Otra cosa que te va a sorprender agradablemente si continúas con la lactancia cuando sea más mayorcito, es que las rabietas, los dolores y las penas, son menos… no hay disgusto del que no se sobrepongan al segundo con su teta!

          • el 27/06/2012 a las 13:02
            Permalink

            ¡Qué guay! jaja

  • el 27/06/2012 a las 8:58
    Permalink

    Por cierto, ahora que mi mayor tiene 4 años, puedo asegurar que la lactancia, sin querer quitarle la importancia que tiene, no es ni mucho menos lo único y más importante.

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 12:07
      Permalink

      Claro, estoy contigo, por eso digo que todo es un conjunto, aunque en los primeros meses/años obviamente la lactancia sea de las cosas más importantes.

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 13:03
    Permalink

    Yo sólo puedo hablarte como madre amamantadora y ese vínculo del que hablas es el que he creado con mis dos hijos. No sé qué diferencias existen entre una forma y otra porque no lo ghe vivido, pero gracias por compartir tu experiencia con nosotros y ser franca.

    Besitos

    Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 17:05
    Permalink

    El respeto a la maternidad (sea elegida la lactancia artificial o materna) debe ser general; no diferenciar, señalar o criticar a las mujeres que deciden amamantar o dar biberón.

    El apego entre madre e hijo se forma y se fortalece día a día, depende de ellos el adaptarse y entenderse, el amarse y valorarse según sus circunstancias personales.

    Una mujer no es más ni es menos por la lactancia que decida o su cuerpo le permita llevar.
    Una mujer no “fracasa”, eso es un estigma injusto a mi punto de vista.

    Saludos

    Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 17:57
    Permalink

    Yo solo puedo hablar desde mi experiencia. Yo no pude dar el pecho a mi hija debido al tratamiento que sigo debido a mi enfermedad. No tuve opcion. Puedo entender lo que cuentas. A mi no me gustaba que otra persona que no fuera yo le diese biberon y a mi nena tampoco. Quiza no sea tan fuerte la conexión como lo que cuentas, pero para nosotras eran momentos igualmente

    Respuesta
    • el 27/06/2012 a las 18:09
      Permalink

      ( no se qué ha pasado , me ha publicado el comentario sin querer) Queria decir que igualmente eran momentos mágicos e intimos para las dos, de hecho tiene casi tres años y de vez en cuando sigue viniendo a mi, se tumba y me pide que le de bibi. Me alegro de que lo estes disfrutando tanto y que hayas insistido hasta conseguirlo, que envidia me das! Yo se que si tengo otro hijo ni siquiera podre intentarlo. Un beso

      Respuesta
  • el 27/06/2012 a las 20:21
    Permalink

    Bien dicho, no se es más madre por lactar o no lactar, aunque se sienta la maternidad de manera distinta dando el biberón que dando el pecho, yo también he tenido las dos experiencias y aunque me encantó la LM, no hice ascos a la artificial.

    Las madres no se miden por la teta,se miden por el cariño, comprensión, afecto y atención a su bebé, entre otras muchas cosas.

    Pero qué bonita es la LM, la verdad, para mi eran los mejores momentos del día, sin duda, justo el momento en que más me relajaba, auqneu no fuera así desde un principio, mereció la pena hasta el final.

    espero que sigas con una lactancia satisfactoria.
    Un besazo

    Respuesta
    • el 29/06/2012 a las 12:16
      Permalink

      Yo también lo espero, estoy disfrutándolo muchísimo!

      Respuesta
  • el 29/06/2012 a las 18:28
    Permalink

    Te leo y no puedo evitarlo, se me dibuja una sonrisa en la cara. Lo que cuentas es algo que he comentado muchas veces con mis comadres: cuando se consigue una lactancia satisfactoria es algo realmente mágico e increible, pero es que conforme el bebé crece la magia aumenta, y llega un momento… llega un momento en que es algo tan increíble que te encantaría que todas las mamás lo vivieran.
    Me alegra mucho que lo estés disfrutando tanto, y acabas de empezar… ¡verás cuando pasen unos meses!
    Un abrazote gordo!

    Respuesta
    • el 02/07/2012 a las 1:52
      Permalink

      Estoy segura de que la magia aumenta. Desde ayer, se sonríe algunas veces cuando está mamando mientras me mira a los ojos y es como que le entra la risa y tiene que dejar de mamar, ¡y tiene dos meses!. Es algo preciosísimo!!!!

      Respuesta
  • el 02/07/2012 a las 6:05
    Permalink

    Que bonito es lo que cuentas!!
    Mi bebé tiene 9 meses he luchado mucho por conseguir una lactancia materna satisfactoria, ahora la tengo y estoy encantada.

    Me tardó una semana en subir la leche y al dar a luz no hubo manera de mamar, la niña se desesperaba y no sacaba nada así que tuve q darle artificial, pero la seguía poniendo al pecho continuamente, con pezoneras, estimulandome con sacaleches, lo intentamos todo!! hasta q conseguimos a los 2 meses q únicamente tomara pecho. Y tanto lo conseguimos que no hay manera de que use un chupete o un biberón!!. La papilla o a cuchara o en tacita.

    Ahora que ya tiene 9 meses, tengo muy claro que dejará la teta cuando ella quiera, por trabajo solo se la doy mañana, mediodía y noche, pero me está esperando como loca para su teti!!!

    A veces cuando estamos mamando no puedo evitar echarme a llorar, pensando en lo que hemos luchado para llegar a esto, y me da mucha pena pensar, que llegará un día en que ya no quiera el pecho.

    Respuesta
    • el 08/07/2012 a las 9:37
      Permalink

      Qué emocionante lo que cuentas, te entiendo muy bien, yo a veces pienso que algún día dejará de mamar, ya ves, lo pienso ahora que tiene dos meses, y me da una pena enorme, no quisiera que se acabara nunca!!!!

      Respuesta
  • el 22/01/2013 a las 23:16
    Permalink

    Yo llevo 12 meses de mami y de lactancia (al principio muy complicada, pero x cabezota seguí adelante) y el vínculo existe y es muy fuerte, mi hija sólo quiere estar conmigo, si q es sociable, rie a los demás… pero dejate de tonterias, donde está mamá no hay nadie, ni papi ni nadie, lo cual a veces es muyyy cansado. Y recibo 1000 y una críticas, que me dan absolutamente igual, tiene 12 meses, ya tendrá tiempo de despegarse si quiere, no lo voy a forzar, y menos x hacer feliz a nadie…
    Sigue despertando muchas veces de noche. Y yo mientras mama no me duermo… esa es una pega, pero en fin
    También es cierto q yo pedí excedencia para estar con ella, así que pasamos tooodo el día juntas.
    Pero es increible, la teta es su todo, y está todo el día liada… Y mamá feliz… aunq confieso q a veces me duelen los pechos de tanto que mama, y sus dientecillos.
    En mi caso coincido contigo al 100%

    Respuesta
    • el 25/01/2013 a las 18:03
      Permalink

      Ya tendrá tiempo de despegarse, desde luego que sí!! Besos.

      Respuesta
  • el 17/08/2014 a las 1:21
    Permalink

    Pues yo tengo un bebe de 3 meses i medio al que doy biberon porque m tuvieron k cortar la leche del pecho, m puse malita cn la cesarea i m daban muchos medicamentos y decidieron cortar.
    Pues mi hijo tiene la misma conexion conmigo como si le diese pecho,vale que un biberon de l puede dar su papi o abuelos..xo mami es la unica k hace muchas veces que se acabe el bibi cuando ya no kiero mas,ni yo misma se porque se lo acaba,cuando sta mervioso es la unica k puede dormirlo porque es ponerlo en mis brazos i deja d llorar,lo calmo en question de segundos con mis caricias i mis besitos i mis mimos..no le doy pecho…xo la conexion que a creado conmigo no la tiene cn su padre ni abuelos…
    ??

    Respuesta
  • el 21/11/2014 a las 3:33
    Permalink

    Yo tb me siento fracasada como madre, durante 6 meses e luchado con un problema q tenia mi bebe, La succión desordenada q se llama, y no he encontrado a nadie q me diese una solución, mi peque queria pecho pero no sabia como succionar y cuando llevaba unos minutos se enfadaba y rechazaba el pecho, asi durante 6 meses, ahora ya no puedo mas, psicológicamente estoy agotada, ver como tu bebe te rechaza no es plato de gusto, y ese vinculo no lo hemos podido tener nunca, mi peque se va con todo el mundo y le da igual q este o no, ella asocia el q la coja con q le voy a dar el pecho y llora..ya no se que hacer, no he podido tener mi momento y me duele el alma, quiero y amo a mi bebe pero ella no me quiere a mi 🙁

    Respuesta
  • el 10/06/2015 a las 3:22
    Permalink

    A mi me pasa lo mismo, mi bebe solo quiere estar conmigo, así cubra todas sus necesidades no quiere estar con nadie ni con el papa, cuando lo carga la abuela, el papa u otra persona comienza a llorar de manera inconsolable hasta que que yo lo cargue en mis brazos. Apenas tiene tres meses y busca con la mirada que no me aleje de el, en cuanto lo hago comienza el llanto. Me preocupa porque no se hasta donde sea saludable.

    Respuesta
    • el 26/06/2015 a las 18:31
      Permalink

      A mi me parece súper normal. Besos!

      Respuesta
  • el 18/04/2016 a las 17:47
    Permalink

    La verdad es que comparto en absoluto lo que dices me pasa lo mismo mi bb de apenas 3 meses solo se calma con migo no quiere a nadie mas solo cuando ya comió se cambio él pañal y esta tranquilo juega con sus tíos y abuelos pero cuando ya quiere dormir después del baño solo quiere a mama y a veces me e tenido que salir de bañar para calmarlo es una tarea difícil pero con una enorme recompensa

    Respuesta
  • el 23/07/2016 a las 12:08
    Permalink

    Yo tengo una bebita de un mes y medio, tuve algunos problemas con la lactancia al principio, pues en el parto hubo complicaciones y no pude tener a mi niña desde el primer momento conmigo y no hubo opción de amamantarla hasta el segundo día, pero con paciencia, preguntando mucho y con mucho cariño, vamos solucionando estos problemas y salvo la primera semana en el hospital que le dieron fórmula y algunos biberones que tuvimos que darle la primera semana en casa, actualmente hemos conseguido lactancia materna exclusiva y por mi parte haré todo lo posible por continuar como mínimo 6 meses y si es posible hasta que ella quiera. El momento de darle el pecho es muy especial, porque para mi es importante y lo vivo así, pero estoy de acuerdo que el vínculo con el bebé se hace de muchas otras formas, cada mamá tiene sus propias vivencias y su forma particular de dar cariño y conectarse con su bebé y el momento biberón también puede ser todo lo tierno y especial del mundo.
    En mi caso mi niña se calma muy bien conmigo, cuando tiene hambre y en algunas ocasiones quiere a su madre, quizás sea porque soy la que tiene los pechos más blanditos y cargados de leche ;), pero con su padre también hay magia y es muy lindo ver como se duerme en su pecho. En los brazos de su padre, parece más pequeñita aún, (por comparación con el tamaño del padre), se acurruca en su pecho y también hay una conexión muy bonita entre ellos, a pesar de que el no la pueda amamantar. Verla calmada en sus brazos y la cara de felicidad de él, es una imagen que me llena de ternura y paz. Tengo la sensación de que la bebita reconoció muy bien la voz de su padre desde el principio y supongo que fue porque él le hablaba mucho durante el embarazo. En nuestro caso tiene una conexión especial con cada uno de nosotros y ambos tenemos el poder de calmarla. Como es inevitable que haya algunos momentos en los que alguno de los dos esté ocupado, tenso, cansado, preocupado…, todas estas cosas la bebita las nota y por eso está muy bien tener dos pares de brazos con cierta magia para calmarla.

    Respuesta
  • el 24/09/2016 a las 6:57
    Permalink

    Es justo lo que vivo yo..tengo un bb de 3 meses y uno de 4 años. El de 3 meses me llora solo si lo tiene alguien mas y le paso por un lado. Tendre que regresar a trabajar pronto y me truena el corazon pensar que sufrira porque no estare con el. La chica que me ayudara tiene viniendo un mes y lo dejo por horas con ella en lo qie salgo y hago algun mandado…para que se vaya adaptando y conociendola.En la noche diario es un concierto de llanto porque no puede dormirse…habra alguna recomendacion?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com