Un anuncio que no comprendo:

A ver si lo he captado. Están los padres a la puerta del colegio, salen los niños corriendo muy felices y se abrazan derrochando amor. Entonces llega la profe buenorra y se abraza a uno que ni padre ni ná, que se permite levantar las cejas a los demás, que le miran boquiabiertos, muertos de envidia. ¿Es eso?.

Si es eso, no entiendo la gracia del anuncio. Vamos, que es a mi no me hace gracia ninguna. Y menos la coletilla del final expect more from adult life (en España lo han traducido, si no me equivoco, como disfruta más de la vida). ¡Toma yaaaaaa!.

Si un coche como el Clio está dirigido a gente joven, no entiendo qué tienen que ver los padres y los niños saliendo del colegio. Me parece que es querer meterle un dedo en el ojo a un sector que no pinta nada en esta historia.

Por otro lado, estamos en lo de siempre. ¿Qué tiene de malo ser padre? ¿Eso te convierte en un soso y un aburrido?. ¿Esto significa que ninguno de esos padres tienen una mujer buenorra? ¿Sólo puede estar buenorra la profe? ¿Todos los allí presentes envidian la suerte del chico que, por otra parte, debe tener la misma edad que ellos (así que no sé de qué se ríe)?.

Vamos, es que tal y como veo yo la vida, los que tendrían que levantar la ceja son los padres que ven salir a unos hijos que corren entusiasmados a sus brazos, mientras el otro, en su ignorancia, se siente un machote por salir con la profe. Yo pensaría: pobrecillo, qué vida tan simple, se cree mejor que nosotros porque vive la vida sin hijos, no sabe lo que se pierde.

Está claro que conmigo en publidad no iban a contar porque mis ideas no encajan bien en lo que se lleva últimamente.

Ahora, con lo puñetera que soy yo, si me tuviera que comprar un coche pequeño, se iban a meter el Clio por donde les cupiera. ¡Amosssss!.