Antojos

Tenía el convencimiento de que los antojos eran invenciones de las películas americanas, en las que casi siempre las embarazadas quedan retratadas como mujeres histéricas y caprichosas. La experiencia durante el embarazo de mi hijo me dió la razón: no sólo no tuve ni el más mínimo antojo sino que se me cortó el hambre radicalmente y pasé de disfrutar comiendo a soportarlo como una obligación pesadísima, que se me hacía muy cuesta arriba. Sin embargo, haciendo uso del ya conocido “cada embarazo es distitinto”, esta nueva experiencia está resultando totalmente opuesta: tengo hambre de manera constante, incluso aunque acabe de terminar de comer, y estoy sufriendo antojos a todas horas.

El verbo adecuado para los antojos es, sin duda, sufrir. Porque si a las tantas de la madrugada te asalta un hambre irrefrenable de paella, difícilmente vas a poder satisfacer el deseo. Además, yo no tengo un marido de esos de película yankee que saldría corriendo fuera la hora que fuera a comprarme lo que le pidiera, ¡menudo es él cuando duerme!, ¡me mandaría a hacer puñetas!.

¿Los antojos son siempre de comida poco recomendable?. Lo que el cuerpo me pide a gritos son grasas, fritos, cosas con mucha salsa. Por ejemplo: churros, una receta de mi madre que se llama pastel inglés que es una bomba calórica, unos croissants que compramos en el barrio que están recién hechos y casi son mantequilla pura, croquetas, empanadillas, kebap, paella, chopped, salchipapas, una cosa nueva que han sacado en el KFC que chorrea salsa barbacoa, comida mexicana, chorizo en todas sus presentaciones posibles… Vamos, lo único sano que se me ha antojado han sido unas manzanas Granny Smith porque el cuerpo me pedía algo ácido.

Y no sé si va asociado con los antojos o es casualidad, pero con la misma intensidad le estoy tomando manía a comidas que en algún momento me han apetecido mucho. En las primeras semanas me compré unos melocotones, por aquello de comer algo de fruta. Al cuarto o quinto melocotón les he cogido una tirria que ya no soporto ni el olor. Lo mismo me ha pasado hace unos días con unos calabacines y berenjenas que compré para hacer pisto: cada vez que pienso en prepararlo me da un revoltijo de estómago…

Aisss, ¡pero qué buena pinta tiene el kebap de la foto!…

Mamá (contra) corriente

Este mi blog personal. Hace ya nueve años que empecé a escribir sobre la increíble experiencia que la maternidad había supuesto en mi vida ¡y desde entonces aquí sigo! Soy autora del e-book "Cómo lograr un embarazo conociendo tu fertilidad", en el que reúno los conocimientos teóricos y prácticos que necesitas para entender tu ciclo menstrual, interpretar tus signos de fertilidad y utilizarlos para maximizar tus posibilidades de quedarte embarazada. Además de este blog que lees, soy co-editora de Comer con Gusto y autora de otros tres blogs: Pekeleke, mi web de literatura infantil, Miss Cosméticos, mi blog de belleza y Mochilas-Portabebés.es, sobre mochilas ergonómicas.

51 comentarios sobre “Antojos

  • el 23/09/2011 a las 10:35
    Permalink

    A mi me pasó exactamente igual, pensaba que era un mito de abuelas.. me tocó en Europa y con puros antojos de comida de casita latina. fue horrible.. y peor aun porque estaba en reposo absoluto, nada de levantarme a comprar o cocinar.. aaaahh lo pienso y me da hambre jajaja..

    Felicidades por el embarazo guapa!

    Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 10:54
    Permalink

    Bueno yo siempre he creido que los antojos del embarazo son la forma que tiene el cuerpo de conseguir lo que le falta, así que (sin perder mucho la cabeza) tú siguelos sin sentirte mal jaja! A mí casi todo mi embarazo se me estuvo antojando casi un litro de leche al día, y eso que la odio.
    Que te vaya muy bien todo, el embarazo, el parto, la crianza..

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:14
      Permalink

      Muchas gracias!! Bueno, la leche es sana así que bien, no? jajaja

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 11:00
    Permalink

    ja,ja,ja… pues ya se que es un topicazo pero a mi me a dado por comer pepinillos en vinagre!!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:13
      Permalink

      Pues a mi ese antojo no me ha dado todavía, no soy muy amante de ellos pero ya veremos!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 11:18
    Permalink

    Yo estoy en pleno pico de antojo de rodajas de mantequilla entre dos galletas!!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:13
      Permalink

      Jajajajaja, ¡qué rico!.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 11:54
    Permalink

    A mi el medico en el embarazo, cuando le dije que tenia antojos, y yo convencidita de que era un topico, me dijo que no, que es una forma que tiene el cuerpo de pedir alguna carencia, si te apetecia mucha leche o lacteos en general solia concidir con el calcio bajo o similares, la verdad que con antojo de comidas grasosas no se que faltara jaja pero tu disfrutalas!!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:13
      Permalink

      Mientras no me ponga como una vaca no me iré privando! jaja

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 12:05
    Permalink

    Yo no tuve antojos la verdad pero siempre he pensado que el cuerpo es muy sabio y pide lo que necesita. A lo mejor necesitas mas grasa y por eso te pide ese tipo de comida.
    Lo de los ascos si que me lo conozco, le cogi un asco terrible al cafe, y mira que me gustaba, pero es que me daba asco hasta el olor a café recién hecho que mira que es agradabe de hecho ahora solo lo tomo con leche por la mañana y antes tomaba un monton. Tambien le cogi asco a la mermelada de fresa, no sé porque si ni siquiera la tomaba pero era ver el bote en el super y me moría de asco.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:12
      Permalink

      Jajaja, qué cosas, verdad?.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 12:35
    Permalink

    A mi me paso con cosas que nunca jamas como!! me lo comia y se me pasaba el antojo hasta el siguiente.. pero por favor no te comas ese Kebab! Que asco! sabes de que esta hecho la carne?

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:12
      Permalink

      Jajajajajajaja! Pues… no sé de qué está hecha la carne pero me lo puedo imaginar… y no quiero saberlo! Jajajaja De todas formas, embarazada no me comería un kebap ni otras muchas cosas que no sé de qué están hechas ni cómo están preparadas, además embarazada no como fuera de casa nada que lleve lechuga o similar porque no me fío de cómo lo hayan lavado.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 12:57
    Permalink

    No sé qué tendrán esas guarrerías, pero a mí me encantan y me cuesta mucho contenerme, así que embarazada no me quiero imaginar…

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:11
      Permalink

      Ay, y a mi, y a mi!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 13:01
    Permalink

    Yo tampoco tuve antojos a lo bestia. Sólo un día, que le pedí a mi marido que trajera croissants cuando volviera del trabajo (“pero de pastelería, ¿eh? Nada de bollería industrial envasada”) y me ventilé 3 de golpe jejeje

    Y lo de los ascos, en este embarazo me ha dado por rechazar el chocolate. Y yo, de toda la vida, he sido chocoadicta. Eso sí, apenas estoy comiendo fruta… Y me siento súper culpable 🙁

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:11
      Permalink

      Sí, sí, yo también hablo de croissantcitos de pastelería, qué ricossssssssss!!

      Lo de la fruta… yo no comí casi nada con mi hijo y ahora un poquito más pero tres o cuatro veces por semana, no más, y ya me resulta un esfuerzo. Yo no me siento culpable, forzarse a comer lo que a uno no le gusta o apetece es mucho esfuerzo y, bueno, con el suplemento vitamínico que tomo reconozco que estoy tranquila.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 13:09
    Permalink

    Jajajja, yo también tuve un hambre horrorosa en el embarazo, recuerdo que estando de una falta nos fuimos a Nueva York!!! Que rico, como me puse de comer, lo de los desayunos, daba mucho miedo pero es que a la hora tenía un hambre atroz… Yo comí mucho durante el embarazo porque el cuerpo me lo pedía, intentaba hacer comidas lo más sanas posibles pero me daba caprichos a diario, también es verdad que salía a nadr todos los días y eso me ayudo a no coger demasiado peso. Un besito

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:10
      Permalink

      Jajajaja, es que los desayunos allí son buenísimos!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 13:17
    Permalink

    Los antojos suelen coincidir con carencias de algún tipo de alimento, quizá tu cuerpo te esté pidiendo grasas para afrontar el nuevo embarazo, así es que yo que tú aprovecharía.
    Con lo de coger manía a ciertas comidas a mí me pasó que la matrona me mandó una dieta para embarazadas, había muchas cosas que no me gustaban pero hice el esfuerzo y me las comí por el bien del pequeñín, estaría de 6 o 7 semanas, pues bien, la dieta la aguanté la primera semana, la segunda era tal el asco que había cogido a todas las cosas que comí esa semana que no los pude volver a probar en todo el embarazo

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:10
      Permalink

      Yo también intenté comer más sano… pero me fue imposible. Ahora intenté lo de los melocotones y les he cogido muchísimo asco. Siempre he comido regular, me encanta la comida basura, eso es complicadillo de cambiar, aunque ahora me cuide más. No sé si el cuerpo me pide grasas, creo que tengo buena reserva! jaja

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 13:24
    Permalink

    No es cuestión de hartarse a comer, pero tampoco de evitar todos los antojos. Como bien te dicen por ahí arriba, suele estar motivado por carencias nutricionales que puedas tener debido al esfuerzo que está haciendo tu cuerpo en estos momentos. Si te pasas, ya sabes, date un paseo de vez en cuando. Pero ante todo, disfruta del momento. No olvides que es una etapa muy especial.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:09
      Permalink

      No, si aquí con el nene lo gasto todo! jaja

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 14:04
    Permalink

    umm, qué hambre me ha entrado!!! 😉 Pues a parte de que yo tambien tuve muchos antojos en mi primer embarazo (todo cosas “normales” pero cuando me apetecia algo ME MORIA por ello!), el hecho de que esto sea totalmente distinto que con tu primero, me indica que va a ser una niña!!! Apostamos? 😉

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:08
      Permalink

      Tu crees? Con mi hijo siempre supe que sería niño, ahora no tengo ni idea. La verdad es que hay un montón de supersticiones al respecto del sexo, no tengo ni idea de si puedes llevar razón jajajaja

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 16:00
    Permalink

    Yo durante la primera mitad del embarazo no tenía apenas hambre, adelgacé y todo!! y sólo tuve un antojo: NARANJAS, un día tuve que entrar en una frutería a comprar una para comérmela en el momento, supongo que andaría floja de vitamina C 😉

    Y etiketa nada de decir de que están hechos los kebabs porque a mí me encantan!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:08
      Permalink

      Yo las naranjas no las puedo ni ver, además me sientan fatal. El kebap está de muerte pero sí, creo que es una guarrería.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 16:48
    Permalink

    Que buenos antojos tienes jajaja.. yo le cogi fastidio total a la coca-cola y sólo quería comer pan a todas horas

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:07
      Permalink

      Yo es que me he quitado de los refrescos por el tema del gas y porque llevan mucho azúcar, además la coca-cola tiene cafeína… Con mi hijo hice igual y aunque habitualmente tomo muchísimos refrescos la verdad es que no los eché en falta!.

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 16:55
    Permalink

    Hola! Ya veo que la cosa va muy intensa! Bueno, si es el cuerpo que lo pide… porqué no? Besos, y buenas “digestiones”! (bueno, creo que es la palabra correcta…)

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:06
      Permalink

      Lo peor es que luego siente mal, sí, eso también hay que tenerlo en cuenta!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 19:30
    Permalink

    Yo no tuve ningún antojo con Peque, ¡y menos mal! Porque si se me mete algo entre ceja y ceja soy capaz de levantarme a las 5 de la mañana para hacerme unas patatas bravas! Que te sea leve…jejeje.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:05
      Permalink

      Jajaja gracias!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 20:19
    Permalink

    jajaja, justamente te entra rechazo por la comida sana!!! yo tambien tuve mis antojillos y es cierto que entra desesperación cuando no los puedes satisfacer! jejejje

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:05
      Permalink

      Supongo que es normal porque yo nunca he sido de comida sana, qué le vamos a hacer!

      Respuesta
  • el 23/09/2011 a las 22:34
    Permalink

    A mi me esta pasando lo mismo. Es mi primer embarazo, estoy de 12 semanas y los antojos han estado presente. Lo que mas me proboca comer son frituras y aveces cosas citricas.

    y rechazo completamente la carne. Es lo unico que me da nauceas solo nombrarla.

    Mi Dra me dijo que podia comer mis antojos pero con moderacion por la cuestion del sobrepeso!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:04
      Permalink

      El sobrepeso! Sí, hay que tener cuidado por ese motivo!

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 0:17
    Permalink

    A mí me entró un antojo insoportable de quesitos cuadrados, nada de triangulitos, que ya ves, es lo mismo, ¡no! ¡tenían que ser quesitos cuadrados! Y mira, no los encontraba por ningún sitio. Un día, en el tercer centro comercial que visité buscándolos, vi que había el letrerito con el precio, pero no había los quesitos, pues me faltó el canto de un euro para chillar que llamaran al director general y me explicara por qué porras no estaban ahí los quesitos si el cartel estaba. Y a lo que le cogí manía es al pescado en general, y al salmón ahumado en particular, como casi todo me daba asco menos eso, pues todo el día comiendo pescado y salmón ahumado. Después del parto, estuve unos 6 meses sin comer pescado; y ya han pasado casi 6 años, y no he vuelto a comprar salmón ahumado. Besos y ojalá lleves un buen embarazo.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:04
      Permalink

      En el embarazo de mi hijo me inflé a comer unos fideos orientales de Maggi que se preparan en el microondas en tres minutos, no sé si sabes cuáles te digo… yo creo que esos polvitos no eran lo mejor del mundo pero creo que fue de lo poco que me pedía el cuerpo.

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 0:31
    Permalink

    jajaja, pues come hija, que le vas ha hacer…
    lo malo será que te pida el cuerpo una paella a esas horas, ay madre, esperamos que no.
    Yo no sé si tenía antojos pero me dio por comer Higos chumbos, tanto tanto que luego hasta les cogíasco, pero ahira me vuelven a gustar.también me dio por las sardinas en escabeche, hasta me las comia en bocatas, cuando yo no soy de comerlas normalmente.En fin, por algo será si te lo pide el cuerpo. Que así sea.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:03
      Permalink

      La mayoría de los antojos me dan de noche, a la hora de la re-cena, mira tu qué pastel! jaja

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 10:42
    Permalink

    A mi me doy una época por berenjenas en vinagre. Estuve dos semanas comiéndolas a todas horas y luego se me paso.

    Y hambre toda la del mundo y a todas horas durante los 4 primeros meses.

    Zámpate el Kebab que te vas a quedar muy agusto!!!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:02
      Permalink

      No sé, el kebap me parece poco recomendable, a saber si la lechuga está lavada, a saber qué lleva la salsa… creo que me aguantaré!.

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 10:44
    Permalink

    ¡¡Adoro el kebab!! 🙂 Bueno es fácil pensar que siempre hay un punto de exageración en esto de los antojos. Yo los tuve…. y grandes. Cosas con mucha grasa y poco recomendables, pero también antojo de ácido, pepinillos, aceitunes, parece que el cuerpo pide ese tipo de comidas. Tras mi experiencia me di cuenta que no tiene nada de invención y a veces si no lo comes hasta se pasa mal. Recuerdo que soñaba con grandes bocadillos de choped….. ¡¡ummmm!!! 😀

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:02
      Permalink

      A mi el ácido me dió ganas el otro día con las manzanas, es un sabor que de todas formas no me suele gustar mucho, no soy ni de aceitunas ni de pepinillos. Yo no sabía que se pasaba tan mal hasta que no me ha tocado!!.

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 13:36
    Permalink

    Pues yo hace tres días que me he enterado de que estoy embarazada por segunda vez, de momento no tengo antojos. Con el primero sí que me dio por comer aguacate y pringles. Si me dejaban podía comerme dos paquetes diarios, menos mal que me controlaba. Sigue disfrutando de tu embarazo.

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:01
      Permalink

      Me alegro un montón, ¡enhorabuena!. Los aguacates a mi me encantan y además son sanos!. Un beso.

      Respuesta
  • el 24/09/2011 a las 18:14
    Permalink

    Jajajaja! Yo también he pensado siempre que los antojos es pura ciencia ficción!! Yo tampoco tuve antojos con mi hijo. De vez en cuando me apetecía carne roja para comer pero era algo al alcance: llegaba la hora de comer, me hacía un filete y asunto resuelto.

    ¡¡Ánimo!!

    Respuesta
    • el 25/09/2011 a las 11:00
      Permalink

      Aisss, carne roja, un buen filetazo casi dando saltos en el plato, con qué ganas me lo comía!

      Respuesta
  • el 25/09/2011 a las 23:26
    Permalink

    A mi me dio por las olivas en mi segundo embarazo. Y ahora que lo pienso, a mi pequeña gorda le chiflan. Tendrá relación? 🙂
    En mi caso los antojos venían ligados alas náuseas. LAs tuve desde el primer dia hasta la misma sala de partos. Horroroso. Comer cosas raras me calmaba momentáneamente la sesanción de asco. Animo y intenta no pensar en esas comidas que mencionas y que me han hecho coger hambre a mi también !

    Respuesta
    • el 26/09/2011 a las 9:55
      Permalink

      ¿Hasta el último día estuviste así? ¡Pobre!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El RGPD me obliga a informarte de que al dejar un comentario en este post tus datos de carácter personal serán tratados conforme a la legislación vigente:

Responsable: Mamá (contra) corriente - Eva Gracia

Fin del tratamiento: Gestionar los comentarios y evitar el spam

Legitimación: Tu consentimiento (debes marcar la casilla que confirma que has leído y aceptas la política de privacidad)

Comunicación de los datos: No se comunicarán a terceros salvo obligación legal

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: hola @ mamacontracorriente.com