La semanita ha sido intensa, ¡últimamente llevo un ritmo increíble!.
Termino esta semana muy muy contenta. Después de hacerme una ecografía, estuve ayer en mi ginecólogo y tengo el alta definitiva de la miomectomía. Estoy estupendamente y soy libre, ¡por fin!. Así que puedo darle carpetazo al tema definitivamente, que falta me hacía.
Salí de la consulta pletórica. Y no sólo por el alta en sí, que ya me imaginaba que todo iba a estar muy bien, sino por lo mucho que me gusta haber encontrado un ginecólogo tan amable, tan cariñoso conmigo y tan profesional. Aprovechando que estaba allí le consulté varias cosas que tenía en mente, por ejemplo, sobre si durante otro embarazo tendría más riesgos (no los tendré), sobre qué posibilidades tengo de un parto vaginal cuando quiera tener otro hijo (alguna hay, lo valoraríamos sobre la marcha llegado el momento)… Y de verdad que valoro muchísimo que un profesional en quien confío me escuche, le interese mi opinión y estemos en la misma onda. ¡Para mi es básico!.
El fin de semana se presenta también a tope.
¡Aprovechad este solazo y estas temperaturas que estamos teniendo!.