Ayer, con todo el lío de día que tuve, no festejé debidamente que mi bebito ha cumplido 13 meses. Normalmente la gente deja de prestar atención a los progresos mensuales del bebé cuando cumplen el año, de hecho es difícil encontrar libros que traten de los progresos mes a mes, pero ¡a mi me sigue pareciendo fascinante y pienso seguir anotándolo muuuuucho tiempo!.

Medidas caseras aproximadas: 77 cm y 9.700 kg.

El mes de octubre ha sido un poco raro. Tenía que haber sido un buen mes, me encanta octubre y todos los octubres han sido buenos. Pero este se torció un montón con el súper virus del bebito, que nos tuvo casi la mitad del mes muy preocupados. Y luego mi despido, ir al INEM a hacer los papeles, el tema del mioma., mi marido que también ha estado pachucho… ¡Muchas cosas!.
Con respecto al mes anterior, noto dos mejorías importantes.
La primera, el tema de andar. Hasta el fin de semana pasado estaba muy verde, caminaba bien si le llevabas de las dos manos pero apenas podía hacerlo de una mano, se le doblaban las piernas, tropezaba y parecía muy poco interesado. Sin embargo, como por arte de magia, el sábado pasado le dió por dar un pasito sin manos, el domingo unos pocos más y lunes y martes ha seguido practicando. 
Le hemos comprado este chisme, gracias a Suu, por cierto, y está encantado. Se mueve muy bien con él, incluso chuleando agarrado con una sola mano mientras se parte de risa. Lo único es que no sabe dirigirlo y termina estampándose contra una pared. El lunes le bajamos a la calle con él y caminó bastante rato mientras no paraba de dar grititos de satisfacción.
La segunda diferencia es el tema expresivo. Cuando quiere que le des comida, lanza unas peroratas con muy mala leche que nosotros nos partimos de risa. Y como ve que nos reimos, se cabrea aún más y va elevando el tono. Tengo que grabarlo porque es divertidísimo. Su parloteo ha ido en aumento, la entonación, la intención de la cara… es graciosísimo. 
No dice ninguna palabra atribuyéndole significado pero no para de hablar, no calla ni debajo del agua. Sigue diciendo paaaaaaaapa y maaaaaaaama, pero no creo que lo identifique todavía. Ha empezado a repetir cosas que le decimos, sobre todo las terminaciones. Por ejemplo, si le dices osito, muchas veces él repite tito. Hace un par de semanas nos dejó boquiabiertos cuando le dijmos que no se acercara al cubo de fregar porque tenía agua y prometo que dijo ¿tene aba?.
Cada vez tiene más gestos. Tirarme de los pantalones para que le coja, del brazo para que le de de comer de mi plato, incluso a veces da palmas si le viene en gana, me coje el dedo para señalar lo que quiere con él… Para comérselo, sin duda.
Hablando de comer, sigue sin ser muy comilón, pero ha empezado a reclamar todo lo que comemos nosotros aunque él ya haya comido. Como vea que estás comiendo algo, no para hasta que se lo das a probar. Y si le gusta, reclama y reclama y reclama. Así que ha comido ya un montón de cosas ricas: nachos, fajitas de jamón york y queso, pollo oriental del Vips, patatas fritas, pimientos asados… todo lo que pilla, vamos. No sé dónde lo mete porque sigue estando bien flaquito, aunque afortunadamente ya no le veo tan desmejorado como cuando estuvo malito.
Parece (no quiero decirlo muy alto) que hemos superado la etapa del ñiiiiiiiiiii. Aunque ha tenido varios días de perraques muy intensos, en general lleva una semana de mucho mejor humor. Se ríe mucho, ¡¡¡me da besitos!!!! mientras me mira con amor, busca mis mimos… ¿Me lo han cambiado?.
Incluso, por haber mejorado, hasta noto que se entretiene más sin mi. Ayer por la tarde incluso pude colocar la compra y poner a cocer un puré para él sin que me reclamara. ¡Apenas podía creerlo!.
Reconozco que ahora mismo estoy muy ilusionada. La etapa desde los 8-9 meses hasta los 12 ha sido la más dura de todas porque se gastaba un carácter que había que tener mucho aguante para sobrellevarlo. Pero ahora mismo está mucho más mimoso, más dócil, más expresivo, y, sobre todo, le noto mucho más contento, ilusionado y menos frustrado. Ojalá siga así.
Creo que lo que viene de ahora en adelante va a ser muy bonito y muy divertido. ¡Cómo babeo!.