Sí, esta entrada es otra vez sobre virus y Urgencias, ¡qué remedio!.
Pensé que anoche sería algo mejor gracias a la amoxicilina, pero se repitió el patrón habitual de estos días. A las 02.30h y las 07.30h tenía 39.1º C y 38.8ºC, respectivamente. La fiebre bajó con los antitérmicos más o menos a la hora de haberlos tomado y se mantuvo sin ella unas 4 horas. 
A las 08.30h no tenía fiebre (le había dado ibuprofeno una hora antes) y parecía de buen humor, por lo que le di el desayuno y me puse a quitarle el pijama. De pronto, ¡qué es esto!. Una erupción de puntitos rojos, lisos, por toda la cara, las orejas y el tronco. Hasta en los ojos, que los tiene rojos e hinchados. Nada más verlo pensé exantema y respiré con alivio por lo menos ya sabemos lo que es
Sus manchas son muy similares a estas…
Enseguida le llevamos a Urgencias para estar seguros de que se trata de eso y no de otra cosa. Pero la visita no me ha dejado las cosas nada claras. La erupción obviamente está ahí pero no parece tener una distribución “clásica” o de “libro” del exantema súbito. Por lo demás, todo cuadra: el niño no tenía fiebre en ese momento y presentaba un muy buen estado general (raro en estos días que hemos pasado).
Lo que me han dicho: posible exantema súbito, sin confirmar. Que mejor esperemos en casa porque si se trata de eso, una vez aparecido el exantema ya no debería tener fiebre o apenas unas décimas. Pero, por otro lado, el niño tiene un catarro aún muy importante y tiene ya afectación en las vías bajas (por lo que ,en cualquier caso, habría que seguir con la amoxicilina). En caso de tener fiebre superior a 38 o 38.5, volver a Urgencias donde ya le harían análisis y demás pruebas.
Hemos ido para casa contentos. Yo iba tan aliviada que parece que pesaba menos. Pero sobre las 12.30h tenía 38ºC y me he quedado dudando. De momento no le he dado antitérmico alguno porque quiero ver la evolución de la fiebre sin enmascararla y también de su estado de ánimo. Si sigue subiendo o no estoy convencida, volveremos antes de que termine el día. 
No ha querido comer, ha preferido dormir y ahí sigue. No parece que tenga fiebre alta, pero no he querido despertarle para ponerle el termómetro.
Gracias a Belén, que está siendo mi línea 24 horas de consejo médico y apoyo moral, y que me ha comentado que el exantema puede dar fiebre después de salir, por su propia experiencia con su hijo. No sé cómo lo vereis vosotras, pero yo siento un apoyo tremendo sabiendo que estais ahí leyéndo y comentando y, ahora más que nunca, compartiendo vuestras experiencias, de las que se aprende muchísimo. Gracias a todo el mundo.